Seguidores

16 octubre 2018

MUSEO DE BELLAS ARTES

 Estos peinetones de Carey serían el sueño de toda dama de la época.
 No había gran explicación así que Google solucionó mi curiosidad, aquí les dejo el enlace porque es muy interesante.
Una no acaba nunca de aprender...
Supongo que entre el peinetón, la mantilla y el vestido no sería muy cómodo andar por esas callecitas antiguas.
Aunque pienso que llegarían de puerta a puerta en un carruaje antiguo. Saben que me encanta visitar museos así que repito paseos porque siempre hay algo nuevo pues el tiempo no da para ver todo.
En mi visita al museo de la casa Rosada  vi algunos carruajes interesantes...

09 octubre 2018

LA MUJER QUE HA SANADO... SABE DEL DOLOR Y SABE DE LA RECUPERACIÓN

Hombres de conocimiento mexicanos
17 h
LA MUJER QUE HA SANADO
La mujer que se ha sanado sabe que ayudar a otras mujeres para que sanen es la mejor forma de expandir la conciencia. La mujer que ha sanado sus heridas sabe que honrar su linaje y el de sus hermanas es atraer felicidad y alegría a su vida.
La mujer que ha sanado sabe que no existe una sanación absoluta, por tanto, no descuida ni su cuerpo, ni sus emociones y mucho menos sus pensamientos.
La mujer que ha sanado comparte toda su sabiduría sin esperar que otras mujeres o personas hagan lo mismo, pues sabe que siempre será recompensada de mil y una maneras por despertar conciencias.
La mujer que ha sanado ya no tiene necesidad de juzgar o sentirse juzgada, también ha dejado de culparse o culpar a otros, simplemente ve en cada fracaso una oportunidad de crecimiento.
La mujer que ha sanado sabe que su mejor medicina es el amor incondicional hacia todos los seres con los que comparte su existencia aquí, en este planeta llamado Tierra.
La mujer que ha sanado sabe que su cuerpo está compuesto de los mismos elementos que contiene la naturaleza, por eso trata de no dañarla y enseña a sus hijos a respetarla.
La mujer que ha sanado sabe que su útero no es un lugar para albergar dolor, sabe que es un lugar donde se gesta la vida y es donde ella guarda su poder de creación y manifestación.
La mujer que ha sanado sabe que bendecir su camino y el de sus hermanas sirve para atraer a su vida la plena abundancia.
La mujer que ha sanado nunca duda de sus decisiones y jamás vuelve a mirar hacia atrás, porque sabe que lo único que importa es el ahora.
La mujer que ha sanado sabe que para avanzar tiene que haberse perdonado. Haber perdonado absolutamente todo significa elevar su propia espiritualidad.
La mujer que ha sanado sabe que llevar cualquier ritual a la vida cotidiana es crear belleza y armonía a su alrededor.
La mujer que ha sanado sabe que no hay fuerza más poderosa que la de la risa y la del amor.
La mujer que ha sanado sabe que el hombre no es su contrincante ni su dueño, sabe que es su compañero y su cómplice.
(Lux)

23 septiembre 2018

LLEGÓ LA PRIMAVERA




Ya nació la Primavera.
En realidad no nació se trasladó desde otro lugar del Planeta.
Qué suerte que ella no tiene que pensar en maletas, siempre trae consigo todo, flores, renacer, tempestades, vientos,  calor y también heladas.
Se exime de pasar por controles pues ella misma decide cómo va a ser su paso por aquí.

Es bastante irregular.
Esta preciosura es variable como una jovencita que coquetea con el Otoño que se fue y el Verano que viene.
Aún así nosotros la amamos por lo que representa ya que llena de brotes nuestro jardín, el huerto y también los árboles frutales que se adornan con delicadas flores para luego estallar en frutos.
Poco más que agregar de esta jovencita que ha llegado solo decirles:

                                         ¡FELIZ PRIMAVERA!

12 septiembre 2018

EL TRABAJO, LA NECESIDAD O VICEVERSA

Ayer me acosté cansada… supe reconocer el cansancio así que me acosté temprano, dejé todo como estaba y a la cama…
Nada de televisión, tampoco radio. Es importante no engancharse pues después la mente hace un “clic” y sigue, entonces el descanso se retrasa y seguimos hasta cualquier hora.
Trabajé en lo mío, que es terapias manuales de tratamiento, de Reiki o relajantes.
¡Qué bien amanecí!

Hoy al despertarme me pregunté:
¿Por qué tanto?
Rápidamente me contesté:  
Porque hay personas a las que no se puede dejar en la estacada.
Seguí preguntándome:
¿Por qué tanto?
Agregué:
Porque necesito esa entrada para cumplir con el gasto del dentista.
Luego me dije:
Podría haber usado los ahorros.
Pero enseguida pensé:
Si gasto esos ahorros pudiendo trabajar, me quedaré sin ahorros y quién sabe si mañana podré juntar lo mismo…

De ahí derivé a que los ahorros son para gastos mayores y este gasto, aunque lo sea, no lo es realmente, puesto que lo puedo solventar generando el importe por lo menos en parte.
En realidad si no genero dinero, en estos tiempos que corren, los ahorros se terminan y el trabajo por pequeño o esporádico que sea hace que los mismos queden allí.
Sigo pensando:
No es que lo haga por que sea mayor, es que esa costumbre adquirida  (no de acumular sino de ahorrar) viene de antes. De no esperar que las “papas quemen” para generar entradas.
Creo que las costumbres cambiaron, hay muchas cosas maravillosas, tantas que ya todo lo que entra por el ojo, desde lo más pequeño e innecesario hasta lo que realmente hace falta, es comprable y no reparamos en lo que es verdadera necesidad hasta que ya la billetera quedó vacía.

Entonces se recurre a la tarjeta de crédito que vacía más aún esa billetera  y lógicamente nunca hay un ahorro verdadero.
Este gasto de la tarjeta de crédito necesario en algunos casos, es nefasto en otros, pues no hay sueldo o trabajo por cuenta propia que alcance.
Creo que en muchos casos hay un pensamiento erróneo en cuanto a la inversión desmedida del dinero.
Claro que cada cual lo usa como y donde quiere, pero muchas veces el impulso primero trae complicaciones luego.

Estoy muy consciente de que la falta de trabajo, la inestabilidad, los aumentos y todo lo que aqueja en este momento a mi maravilloso país trae grandes problemas a la gente.
Todos los gastos de la casa y de la recreación son necesarios, pero... creo que hay una cultura de lo desmedido, es decir, no medir, no cuidar y comprar irracionalmente.
Esto seguramente está dado por ansiedades, disconformidad, falta de equilibrio para sobrellevar el mal momento que se está viviendo, falta de trabajo, rechazo a cambiar costumbres que desde luego deseo sean momentáneas, malas remuneraciones, y tantos otros motivos.
Es por eso que hay que buscar un equilibrio entre entrada y salida que aunque no quede remanente por lo menos no genere deudas.

Y como me voy por las ramas, me quedo con el pensamiento de que a cualquier edad y en cualquier circunstancia,  sea la edad que sea generar entrada y ahorrar tienen que estar en un equilibrio justo, acorde al gusto de cada uno y también a la entrada...
Pero en tiempos de crisis como los que se están pasando siempre es mejor, dentro de lo posible, no quedarse dormidos.
También como siempre  y en todos los tiempos, conviene ser previsor pues mientras subimos no podemos saber cuándo nos vamos a caer.
La palabra ahorro parece en desuso, llamémosle previsión pero en todo caso, siempre es mejor gastar hasta donde uno puede y no de más, especialmente en época de crisis.
La palabra en este caso es capacitación: Hoy en día se necesita capacitarse más que nunca. 
Se comienza una cosa, se salta a otra y no hay concreción en ninguna, con el hecho de que "no es lo que yo pensaba" no se termina, no se da como yo imaginaba. Es que las materias se dan y uno después tiene que seguir investigado, practicando, inventando si es posible...
Es la época en que todo lo quieren hecho a medida.
Eso se extiende luego al trabajo: Este trabajo no me gusta, no me siento cómodo, no es lo que yo quería... 
Cuántas veces suele pasar que nos ilusiona lo que se promete por los medios, eso generalmente es irreal e ideal. 
Se necesita vocación, aplicación, constancia, continuidad y mucho amor a la vida ya que de eso depende nuestra subsistencia posterior.
La realidad no se adapta tan fácilmente a nosotros, nosotros tenemos que encontrar un equilibrio entre la realidad y lo que nosotros podemos brindar... Lo que nosotros podemos aportar.

Escuchamos siempre lo mismo:  El dinero no alcanza para nada. 
Hagamos un inventario de lo que podemos gastar con el dinero que tenemos...
Sí, generar entrada es duro, otra entrada más duro todavía,  pero es la única forma en vez de quedarse lamentando y esperar que el trabajo llegue a uno y que la crisis pase sin dejar cicatrices, como en los tiempos de nuestros mayores.

Por cierto: Ya no me duelen las muelas, las despedí agradecida y tengo que remplazarlas, cosa que haré en un justo equilibrio acorde a mi disponibilidad.

ROSA MARIA E. FAVALE MACÍAS

07 septiembre 2018

TORTILLA DE HOJAS DE REMOLACHA AL HORNO

 Tengo por costumbre comprar acelgas y si están lindas, remolachas con hojas y todo... Separo los troncos de acelga y los blanqueo primero, es decir 2 minutos, los quito, pongo en colador y en esa misma agua pongo las hojas también unos 3 minutos, dándolas vuelta para que cocinen apenas y parejo.  Aquí ya pasé los troncos escurridos a un plato y pongo en el colador las hojas, que escurro por porciones cuando están frías...
Es cuando formo los paquetitos que envuelvo con papel film y pongo en frizzer... congelador. Esto ahorra gasto, tiempo y esfuerzo.
Con las hojas de remolachas hago lo mismo...
 Aquí ven  el paquetito de remolachas con tronquitos y todo que quité y congelado lo voy cortando así, pues da menos trabajo que andar picando.
 Aceité y puse polenta para que no se adhiera y quede una cubierta crocantita.
 Hay que darle volumen: entonces piqué apio,  media cebolla y rallé media zanahoria, todo para guardar una proporción, pues el "paquetito" de remolachas no era muy grande-
Dos huevos y una cucharada  de maizena, para hacerlo más alimeticio y que controle el jugo  sobrante de las verduras.

 Media cucharada de Levadura Royal, que nunca puede faltar para que salga más esponjosa.
 Agregar las verduras picadas, sal, pimienta, nuez moscada a gusto y si tienen, apetecen y les gusta...yo lo agregué, queso de rallar a gusto.

 Colocarlo en pirex, asadera o lo que utilicen. Como verán no quedó muy abundante... Sobre ello, pimentón y aceite bueno.
Este es el resultado.

Comí la mitad y estaba muy buena.

La otra mitad la corté en bocaditos que comió mi nieta fríos y aún así estaban buenos, según su comentario.
Con la acelga uso el mismo procedimiento usando un paquete de troncos y uno de las hojas que envasamos por separado, o los que les parezcan necesarios.

En este caso tendrán que ver si hacen falta más huevos, un poco más de maizena, o queso de rallar. Tendrán que evaluar y calcular ustedes.

11 agosto 2018

FRANCISCO FAVALE


HOMENAJE

Mi padre cumpliría este mes…106  años así que le debo este homenaje que tiene por finalidad que los recortes que conservé no se pierdan y que los que vengan después puedan conocerlo a través de su historia de deportista y su actividad paralela a la misma.

Llegó al país junto a toda su familia en 1920. Desde  Italia, zona de Calabria en  Cosenza  específicamente de Frasccineto donde nació ...
Desarrolló su profesión con maestría ya que era una familia de sastres. El padre sabía muy bien el oficio así que Francisco, Andrés, Gregorio, Vicente y Amadeo también fueron expertos en el mismo.

 Papá cortaba y confeccionaba los trajes a medida como se estilaba en aquellos tiempos, aunque también perfeccionó con estudios complementarios del oficio. Era muy hábil  en lo suyo, ya que si la persona tenía algún problema corporal, sabía como hacer el traje para disimular lo mejor posible dicho problema.  Cosas que se hacía antes. Luego cuando el traje a medida pasó a la historia, siguió trabajando para las mejores casas de hombres de la ciudad.

Me crié mirando los moldes, la escuadra, la pesada plancha, la tijera enorme, el palo para aplanar las solapas picadas a mano que quedaban “pintadas” en la chaqueta y divirtiéndome con el maniquí mientras el cosía y cosía.

Mamá era experta en hacer ojales y eso corría de su cuenta.

Más de una vez teniendo,  7 u 8 años me ponía en penitencia por portarme mal, y entonces me daba un punzó de carey o marfil  que todavía guardo y me decía:  “A  deshilvanar los sacos” y yo me divertía de lo lindo con ese “castigo” Por supuesto que se daría cuenta. Pero por lo menos no molestaba por un rato si estaba apurado por la entrega. Además yo estaba contenta porque lo hacía sentada en su silla de sastre.

Ya más grande aprendí a picar las solapas y él decía que quedaban mejor que las de él. Creo que era cierto, me encantaba y mis puntadas le daban forma perfecta… ¿Modesta verdad?

Papá tenía varios apodos: El Crack tanto por sastre como por evitar golpes y darlos certeramente con ambas manos. El Chino porque tenía los ojos chicos y cuando se reía o boxeaba se le “achicaban” más y el Petiso por su estatura.

Quiero dejar esto en la memoria, especialmente de su trayectoria como boxeador, que ya no se recuerda, pero que marcó una época de su vida.

Las fotos no guardan un estricto orden cronológico ya que al estar pegadas en el álbum no quise quitarlas para que no se estropearan, por supuesto no está todo, pero para homenaje vale.

 Me gusta también poner la copia de la licencia correspondiente.
Esta carta era de su manager y amigo cuando viajó a Uruguay a combatir.





Estos eran los integrantes del equipo Argentino, el primero es Francisco Favale.



Como verán ya en ese año existían los combates femeninos. También lo guardé como curiosidad en su momento, pero no hay nada nuevo en ello.

Estos fueron encuentros posteriores, los periódicos estaban tan deteriorados que no tenían bien la fecha




Aquí la medalla de campeón  que no conserva la cinta argentina que aunque la quitaron por muy vieja me hubiera gustado que estuviera igual.




Aquí se lo ve con su cinturón de campeón que retuvo en una reñida pelea.



Aquí  el diario de Tres Arroyos  mencionando el noviazgo con mi madre. Actuó también allí pues hacía exhibiciones en las provincias.
Lo pongo al revés para ver otras menciones  interesantes:

Aquí se ven imágenes de la pelea con Francisco Magnelli  al  que le ganó ampliamente.


Y la repito invertida porque para esa entonces también actuaba en las provincias y fue en Tres Arroyos donde conoció a mi madre.



Por supuesto los  vecinos de la Ciudad no tan poblada y conocida para esa entonces estaban
conmocionados y orgullosos con la buena nueva.

Aquí pido disculpas por lo antiguo de las fotos, espacios en blanco, en fin, desperfectos de la autora de este blog...



Un hermoso recuerdo de mis padres.

En esta nuevamente defendiendo su título:




Y aquí llego al final con esta foto. Los entrenamientos en esa época eran sin aparatología
ni bebidas especiales, solo buena alimentación, vida sana y mucho trabajo personal.

Fui a ver a mi padre en algunas exhibiciones ya retirado de su carrera profesional la que terminó siendo  invicto y con un solo empate.

 Era eficiente como manajer, pero también se divertía ya que incluía a sus pupilos en paseos.




Me encantaba ir con mi madre a ver las peleas de los mismos. En una se quedó absolutamente mudo dirigiendo a su pupilo desde el rincón y tuvo que operarse de nódulos en las cuerdas vocales. Pero todo fue bien.
Mi padre era a la vez muy romántico, amante de la familia, reuniones, amigos y todo lo que hiciera el bien a la comunidad y participaba en las cooperadoras de los colegios de varias formas.

De haber tenido más fotos que se perdieron en una inundación, esto sería más extenso, pero para homenaje merecido es suficiente.

Estoy segura de que mi afición a los deportes comenzó viéndolo entrenar. 

Él estaba orgulloso de que yo trabajara en el club San Lorenzo de Almagro aunque solo en predeportivos  y en varias disciplinas recreativas. 
Eso fue hasta que la cancha se trasladó al “Bajo Flores”.

También guardo buenos recuerdos de eso, que será motivo de otra entrada.

Aunque sé que a muchas personas no les gusta el boxeo  gracias por compartir este homenaje conmigo.

  Les aseguro que en esa época no era  como ahora, creo que se boxeaba mejor, aunque también escuché la palabra “tongo”

19 julio 2018

MUSEO DE BELLAS ARTES DE BUENOS AIRES

Esta escultura llamó poderosamente mi atención



Copio de Wikipedia lo siguiente:
El crítico Fabián Lebenglik mencionó de Distéfano:
El centro de sus reflexiones es el cruce entre cuerpo y violencia. En sus obras el cuerpo humano modula torsiones, se extenúa, se estira, se contrae, se expande, se confunde con los objetos, forzado por distintas clases y grados de violencia. Son cuerpos atravesados (e inscriptos) por el dolor de la violencia social y política que caracteriza la historia facciosa y sangrienta de la Argentina​
Es autor de escasa producción por el tipo de procedimiento técnico que emplea dividido en distintos pasos lentos y engorrosos.
Al comienzo fue pintor y se situó dentro de la neofiguración respondiendo a patrones baconianos. 
Según Hugo Monzón:​
En nuestro artista las formas habitaban, al igual que el pintor inglés, espacios de naturaleza casi abismal, lindantes con el vacío, y eran predominantemente curvas, con tendencia a encerrar la figura dentro de límites netos, plásticos, sólo que en su caso a esos contornos correspondía un modelado interior también escultórico al que llegaba a subordinarse el color
Era otra resultante de la nueva figuración de la época, amante de las relaciones insólitas, de los cortes abruptos, de las mezclas explosivas.
Es uno de los escultores que permite tocar los contornos de su obra para apreciarlas mejor.
Demás está decir que esto tiene que ver con la represión sufrida en el país en épocas nefastas...

Me impresionó grandemente así que investigué su obra que pueden ver aquí:

https://es.wikipedia.org/wiki/Juan_Carlos_Dist%C3%A9fano

Solo llegar al Museo ya es una delicia los alrededores son amplios y muy bien cuidados.



El Museo está situado en el barrio de la Recoleta.





Seguí la recorrida tomando fotos que me dejaron maravillada, distintos estilos, distintas técnicas, pero todo me llegó conectando lo emocional con lo percibido ya sea por su belleza, ya sea por su perfección.



Pinturas gauchescas de la época romántica de Prilidiano Pueyrredón que me llegan porque siempre representan figuras y costumbres.


Modernismo y efectos luminosos;

 Estas son casi cómicas, pero ya es un arte imaginar lo que se puede hacer con moldes de dentaduras...

Estas son de la terraza del Museo, vale decir que hay arte en todo lugar del mismo.






 Y me despido hasta la próxima con esta escultura tan femenina.