Seguidores

20 agosto 2013

SOLEDADES

Hay soledades buscadas, provocadas y gozadas con fruición. Momentos en la vida más cortos o más largos en los que elegimos estar solos. Decisiones importantísimas para las que necesitamos imperiosamente la calma y la lucidez que aclaren nuestro juicio y nos permitan escoger la mejor opción y, aun en el caso en que comprobemos que hemos errado el camino, la equivocación será sólo nuestra y no tendremos la tristeza extra de haber metido la pata por consejo ajeno.

Hay momentos íntimos y absolutamente individuales en que la alegría, el llanto, el júbilo, la amargura, la euforia o la depresión tienen que ser sólo nuestros. Momentos extraordinarios en los que una paz cósmica nos protege del caos y la confusión, y ahí estamos, solos, sin pena ni añoranza, casi como bebes recién nacidos.

Es el mágico momento en el que uno decide entrar a ver esa película que ningún familiar, amigo o conocido quiere compartir porque es un bajón, porque es muy larga, porque es muy estúpida, porque es demasiado comercial o demasiado artística, porque no le gustan los cines del shopping o porque no la dan en ningún shopping y «yo a los cines viejos no entro ni borracho, ¿viste?» Y entonces uno, más uno que nunca, se mete por propio gusto a hacer lo que se le canta y se le chifla, contra viento y marea.

Existen esos momentos en los que "el alma se serena" y la meditación sin chantada esnob de gurús de ocasión se nos impone como remanso y facultad pensante que nos diferencia de nuestros amigos de cuatro patas, ojitos tristes y rabos juguetones. A veces son momentos en los que la vida nos enfrenta con problemas muchos más complejos que elegir una película, momentos en los que la soledad ayuda y elimina la confusión de oír veinte campanas y ningún sonido.

¡Bendita soledad aquella que elegimos! ¡Maravillosa quietud para evaluar, sopesar, elegir y reflexionar!

Maldita soledad, en cambio, aquella que nos priva de seres queridos y amigos entrañables que se nos van y nos dejan sin referencia, sin códigos comunes, sin complicidades de vida, sin recuerdos compartidos, sin secretos repliegues de nuestra existencia que sólo ellos conocen y valoran. Maldita la soledad de la casa vacía que un día estuvo llena, la soledad de no oír respirar en la habitación contigua o en la propia cama al compañero que no está. Perversa soledad de la cosecha amarga que les toca a aquellos que no han sabido cultivar la amistad y, llevados por la arrogancia, el orgullo, el mal genio y el egoísmo, han sembrado vientos y soportan las tempestades de la peor soledad y el peor vacío. 

Quien ha tenido el tino, la sabiduría y la inteligencia de abrirse al amor, al afecto, a la amistad y al humor, es muy difícil que sufra la amarga soledad del fin del día. Uno ve a esos viejitos de la plaza que se enroscan en discusiones políticas y morales o en interminables torneos de bochas o ajedrez, a esas viejitas que van a clase de gimnasia o de danza folklórica en centros de jubilados, clubes o espacios verdes, a veces con su perro faldero o su tejido o su diario, y se da cuenta de que esos "solos" tienen compañía, que cada roto encuentra su descosido y que la peor muerte es la del aislamiento, el autismo y la bajada de brazos ante la "fiera venganza del tiempo".

No es bueno tenerle miedo a la soledad. Sólo hay que saber que lo que se pierde se puede recuperar de distintas maneras y con diferentes modos. Es terrible buscar en el nuevo amigo el símil de aquel que no está más; es tonto buscar el reemplazante de aquel amor inolvidable que nos llenó de dicha y que no volverá.

Es más inteligente procurar nuevos amigos, nuevos amores, nuevas compañías, que serán originales, distintas y por lo tanto estimulantes.


No hay peor solitario que el que se aferra a lo que ya fue o a lo que no pudo ser. El buscador de compañías, el que no se entrega, el que sabe hablar  consigo mismo y con sus queridos fantasmas se proyecta hacia un futuro lleno de sorpresas, con la ilusión de un niño al que siempre le falta algo por aprender.

19 comentarios:

  1. Una entrada magnífica y muy bien descrita y planteada.......la soledad no querida es un hecho muy triste y lamentable pero es verdad que se le puede buscar soluciones para paliar esta penosa situación claro que para ello hay que querer hacerlo.Besicos

    ResponderEliminar
  2. Después de leer tu entrada, siento que ya no quedan matices para comentar porque todo lo has abarcado sobre este tema. Es un tema por el que tengo cierta atracción puesto que la soledad existe lo queremoa o no y es muy interesante, como siempre lo es, el modo en cómo lo enfocamos. Y tiene una presencia enorme en la última etapa de la vida de los mayores.

    Estoy de acuerdo en todas tus puntualizaciones, es verdad: siempre nos encontramos con la consecuencia de nuestros actos. Ha sido al llegar a estas alturas de mi vida lo que me ha hecho comprender que el que quiere ser querido, tiene que aprender a querer y darse a los demás: hay muchas formas de hacerlo.

    Y como tú dices, ser independientes, tiene ventajas notables. Pero también hay que aprender a quererse a uno mismo. Si esto falla, todo lo demás se va al garete. Es mi opinión.

    Un abrazo de Franziska

    ResponderEliminar
  3. CHARO: contigo no existe la soledad... siempre estas allí para estimularme con tu compañía y tu comentario. Gracias y besos.
    FRANZISKA: le pusiste la guinda al postre, faltaba redondear y tus palabras lo terminaron. Gracias amiga y besos también para ti.

    ResponderEliminar
  4. He tomado la rutina de dedicar los lunes a visitar a los blogs amigos. He pasado muchos meses de silencio porque, no veía el modo de empezar y porque dispongo de muy poco tiempo salvo en los meses de julio y agosto que me suelo pasar en casa la mayor parte del tiempo. El calor me aterra. Creo que eso se está acabando y como no quiero que vuelva a pasar que yo guarde silencios tan prolongados, esa ha sido la idea y me he dicho ea, ha llegado el comento de visitar a Rosa María y así acabo deseando que todo marcha razonablemente bien en tu vida y que sigas con la ilusión de venir a encontrarte con los amigos del blog.

    Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
  5. Hoy me acordéde tí. he venido a visitar tu interesnate blog.
    Estoy de acuerdo con tu escrito. No podemos avatirnos en un mar de
    "Hay es que no puedo" Yo digo que a pesar de los años y las penas y alegrias vividas. estoy en la mejor etapa de mi vida pues cada día me propongo aprender algo nuevo. Sobre todo comunicarme con todas y todos mis amigos blogueros.así es que a pesar de todo le doy gracias a Dios por vivir.

    ResponderEliminar
  6. La soledad no la conozco, quizá he estado momentáneamente solo, pero no por espacio largos de tiempo, siempre he tenido compañía de familia, amigos y compañeros, aun así te digo que uno de mis mas grandes temores es “la soledad”.

    Muy bien tu escrito, abarcas todo el espectro de la soledad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Leo de nuevo tu escrito sobre la soledad y g a D nunca he estado sola, Ahora pienso de vez en cuando en que pudiera llegar algún día
    y no le temo. Creo que solo de noche la sentiria. Pero como te digo en mi comentario anterior. es cuestión de adaptarse siempre a esta situación. Tengo una amiga que vive sola y dice que el cristiano nunca está solo pues tiene a Dios con él. Ella es muy feliz y da ejemplo de vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. La soledad, cuando es buscada, es una bendición, sobre todo cuando sabemos que podemos ponerle término cuando queramos.

    ResponderEliminar
  9. FRANZISKA: Qué alegría, aunque sé que nuestra amistad por este medio no se diluye. Espero que venga el buen tiempo para ti. Besos y gracias.
    JOSEFA: mi otra amiga bloguera!Pues sí, tenemos que agradecer esa fuerza interior que nos impulsa. Un abrazo grandote y gracias.
    SERGIO: bienvenido! Me alegra que estés en buena compañía. No debe asustar la soledad, puede ser un enriquecedor tiempo de introspección.
    Saludos y gracias.
    JOSEFA: yo donde menos siento la soledad es por la noche. Allí me encuentro conmigo misma, mis hobbys, lectura hasta que llega el sueño reparador. Un abrazo.
    TAWAKI: esa es otra faceta de la soledad. Por mi parte he tenido que buscarla varias veces para encontrar un equilibrio pues es sabido que la realidad no condice con lo que nos propusimos o deseamos. Allí la soledad enseña que tenemos que aceptar y volver a empezar.
    Gracias amigo, deseo que estés bien. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Querida Rosa Maria

    El 28 del cte. mi blog cumplió sus primeros 6 años!!!
    y una amiga me envio este email que deseo compartir con Ustedes, porque es la esencia de mis sentires.
    Ademas..... agradezco a cada uno de Ustedes sus visitas y amables comentarios que hacen posible que las energias se renueven.

    Gracias por siempre estar !!!!!!!
    Abu.
    ............................

    El camino hacia la realización personal y la paz mundial son uno en lo mismo: preocuparse por los demás.

    Pide no sólo para ti, sino para todos.

    Toma no sólo para ti, sino para compartir.

    Haz no sólo para ti, sino para el mundo.

    (Gracias Tona)

    ResponderEliminar
  11. ABUELACIBER: Feliz de compartir contigo un año más. Somos un grupo precioso, pero precioso en toda la acepción del término que nos reunimos cada post, cada comentario, cada aniversario, cada tristeza y cada alegría. Fíjate si no es hermosa esta reunión para desearte: LO MEJOR Y POR OTRO MÁS!! Besos grandotes... ¿Y la torta? Más besos.

    ResponderEliminar
  12. La soledad y yo cada vez nos llevamos mejor.

    :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. hola amiga ...he leido tu cambio de residencia y es un relato precioso...es muy bonitop poder hablar asi y encontrarse uno bien en donde se esté.
    gracias por tu visita y tus bellas palabras en tu comentario .
    un cariñoso abrazo
    besosssssssss
    Marina

    ResponderEliminar
  14. Rosa María, gracias por pasarte por mi 'casa', por asi decir :)
    Hablas de la soledad y, ciertamente, yo me siento muy cómoda con ella, claro que es porque yo la busco y la encuentro. Igualmente encuentro los momentos de compartir, tan gratificantes.

    Espero que tengas un estupendo fin de semana, y gracias de nuevo :)

    ResponderEliminar
  15. ohhhhhhhhh mi querida Rosi !!! POR FÌN !!!, me pude llegar a tu casita (falta de internet, desde hace varios días), pero ya estoy aquí !!! y nada de soledades, todos tenemos ALAS, y a volar, volarrr, en este mundo maravilloso !!! LA VIDA ES BELLA !!!
    Besitossssss y cuànto te quiero !!! amiga mìa...

    ResponderEliminar
  16. Hola, hoy es lunes y solo he llegado hasta aquí para dejarte un abrazo y agradecerte tus comentarios en el juego de la palabra dada.
    Franziska

    ResponderEliminar
  17. TORO SALVAJE:eso es bueno, aunque tienes mucha gente que te rodea y te quiere. Beso.
    MARINA-EMER:gracias, muy observadora como debe ser una poetisa. Besos, es un gusto recibirte.
    MARICARMENPOLO: fue un fin de semana tranquilo, preparando la casa para pintarla.Gracias por compartir tus momentos, me encantan tus pinturas. Besos.
    ELIDA DE DIEGO: como siempre tan optimista y positiva. Pienso lo mismo que tu, los creativos y todos los blogueros lo son, siempre encuentran en la soledad un motivo para volar... y luego encontrarse. Besos, yo también te quiero.
    FRANZISKA: No tienes que agradecer pues lo tuyo es una fuente inagotable de sabiduría. Beso grandote.

    ResponderEliminar


  18. Te invito a pasear descalza sobre las hojas del otoño, que han peinado los árboles dejándolos desnudos.

    Te invito a ver la luna cuando caiga la noche en el ocaso de los sentimientos...

    Y te invitaré a que sigas a mi lado hasta que caigan las próximas hojas del olvido, para que me continúes llevando a visitar las auroras que penden del pensamiento...

    Un abrazo de ternura
    y un abrazo de dulzura

    Atte.
    María Del Carmen




    ResponderEliminar
  19. LAGATACOQUETA:Amiga, qué hermosa invitación. Gracias,un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar

Me alegra tu visita. Gracias.