Seguidores

18 julio 2014

LAS VÍRGENES JURAMENTADAS DE LOS BALCANES


En los Balcanes, se denomina virgen juramentada ó virgen jurada, (en inglés sworn virgin, en albanés virgjineshtë), a la mujer que renuncia a las relaciones sexuales y al matrimonio y ocupa el papel de hombre en la familia.
Antes, debe jurar ante los ancianos de la comunidad o del pueblo y a partir de ese momento es tratada como un hombre por la sociedad a la que pertenece. Debe usar ropa masculina, armas y puede tomar la posición de jefe de la familia. Las principales razones que desencadenan este comportamiento son evitar un matrimonio no deseado o la falta de un hombre en la familia y el estado de inseguridad de las normas establecidas, negándoles la posibilidad de relaciones sexuales y por lo tanto impidiendo la maternidad, a cambio de una autoridad casi análoga a los hombres, aunque sin voz y voto en los consejos comunales.
Las vírgenes juramentadas son la única forma institucionalizada de cambio de género en Europa. Comportamientos similares han sido observados en algunos pueblos de América del Norte y Asia. En la actualidad viven todavía algunas docenas de vírgenes juramentadas en Albania, que procedentes todas ellas de la zona norte del país, el área más tradicionalista. En los últimos años, su especial forma de vida ha atraído la atención de los estudiosos y los medios de comunicación.
La existencia de vírgenes juramentadas es mencionada por primera vez por viajeros europeos occidentales a fines del siglo XIX. El fenómeno ocurre entre los albaneses, los eslavos del sur y los gitanos, así como en menor medida entre los rumanos y los griegos, sin diferencias entre las distintas confesiones religiosas. La institución se reducía a regiones agrícolas remotas, donde se continuaba viviendo en grupos de familias y clanes arcaicos. Mientras que este comportamiento se mantuvo extendido entre estos pueblos hasta bien entrado el siglo XX, los cambios sociales y la modernización de las últimas décadas han provocado la práctica desaparición del fenómeno. Únicamente en Albania viven todavía unas 40 vírgenes juramentadas.

En las sociedades tribales del sudeste de Europa,  las mujeres solo podían evitar un matrimonio acordado por la familia si pasaban simbólicamente a ser hombres. Viviendo desde ese momento como hombre, la mujer evitaba así a su familia la deshonra que sufrirían si se hubiese roto la promesa de matrimonio.
La segunda razón para vivir como virgen juramentada era la falta de un jefe de familia masculino, que hubiese dejado desprotegidas a las mujeres de la familia y a la familia misma sin sitio en el consejo de la comunidad. Si no había hijos que pudiesen tomar el relevo, una hija soltera tomaba la posición, viviendo desde ese momento como hombre y como jefe de familia. La falta de miembros de la familia masculinos en el sudeste europeo tiene a menudo su origen en la venganza institucionalizada que se encontraba muy extendida y en la que a menudo se asesinaba a todos los hombre de la familia. Con una mujer como jefe del clan familiar, el problema podía ser solucionado por lo menos por una generación. Pero la existencia de la familia sólo estaba asegurada si todavía vivían niños menores que pudiesen tomar posteriormente la posición de su tía.

La mujer se presentaba ante un gremio al que pertenecían los doce hombres más importantes del pueblo y juraba castidad. Posteriormente podía llevar armas y tomar la jefatura de la familia. Con este papel era reconocida y respetada como miembro de pleno derecho en una sociedad dominada por los hombres. Aunque la toma del papel masculino debía realizarse de forma voluntaria, en realidad, a menudo la presión de los miembros del clan tenía una gran importancia.
Las vírgenes son muchachas que llevan ropas de hombre, no son tratadas por las otras mujeres de forma especial, pero son libres de permanecer entre hombres, sin vo, en el consejo y tienen derecho a heredar.



En el norte de Albania, los derechos de una virgen juramentada están fijados en el derecho consuetudinario, el Kanun. Desde el siglo XV una serie de tribus balcánicas han  seguido este código arcaico de ley que prohíbe a las mujeres votar, conducir, ganar dinero o usar pantalones. El Kanun afirma que las mujeres son consideradas como propiedad de sus maridos.
Para evitar una vida de sumisión y servidumbre, algunas mujeres están dispuestas a revocar su género y renunciar a su sexualidad. Al cambiar su ropa, cortar el pelo, cambiar sus nombres y hasta adoptar una arrogancia masculina, las mujeres tienen acceso a oportunidades normalmente reservadas a los hombres. El sacrificio final es el voto de celibato, haciendo la promesa de permanecer virgen toda la vida.
En los últimos años las mujeres albanesas han logrado ganar más independencia, quedando pocas mujeres-hombres, en su mayoría residentes en los pueblos pequeños.

El Kanun [1], llamado formalmente Kanuni i Lekë Dukagjinit (español: "El Código Lekë Dukagjini") es un conjunto de leyes desarrollado por Lekë Dukagjini, en vigor sobre todo en el norte Albania y Kosovo desde el siglo XV hasta el XX, y que se ha restablecido recientemente tras la caída del comunismo a principios de la década de 1990.
Es un conjunto de leyes consuetudianario, transmitido de generación en generación, y que no se codificó ni transcribió hasta el siglo XIX por Shtjefën Gjeçov. Aunque el Kanuni se atribuye al príncipe albanés Lekë Dukagjini, sus normas evolucionaron hasta constituirse en una forma de proporcionar tanto leyes como gobierno a esas tierras. El código se divide en las siguientes secciones: Iglesia, Familia, Matrimonio, Casa, Ganado y Propiedades, Trabajo, Transmisión de la Propiedad, Palabra, Honor, Daños, Ley concerniente al Crimen, Ley Judicial, y Exenciones y Excepciones.
Más información en:
http://es.wikipedia.org/wiki/Kanun


Fuentes:



13 comentarios:

  1. Que curioso lo que cuentas, lo desconocía y me ha parecido muy fuerte que unas mujeres tengan que renunciar a su condición de mujer y a la maternidad aunque lo hagan voluntariamente creo que se sentirán presionadas por sus circunstancias.Besicos

    ResponderEliminar
  2. Es tal como dices.
    Vi un reportaje sobre ello y aluciné...

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Gran reaportaje, hay tantas cosas que uno desconoce.

    ResponderEliminar
  4. CHARO: viste que curioso? Impensado por mi... Son otras culturas, otras costumbres y además como es heredado ya lo incorporan a su vida de pequeñas. Gracias por venir. Besos.
    TORO SALVAJE: Llama realmente la atención, además el aspecto y postura varonil con un dejo de femineidad apenas perceptible... o será que al asociarlo lo veo así.
    Un gran abrazo para un gran poeta.
    BORIS ESTEBITAN: Hola Boris, también a mí me asombró, pero hay de todo en la viña del señor... Beso y gracias por visitarme.

    ResponderEliminar
  5. Sencillamente deplorable. Menos mal que es una costumbre en extinción, Rosa María.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. ESTEBAN LOB: Realmente triste; no sé si estará en extinción pues estas costumbres están muy arraigadas en lugares donde no hay adelantos, estudio o trabajo. Gracias por venir. Beso.

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué diversa es esta vieja Europa!

    ResponderEliminar
  8. TAWAKI: y qué lo digas y cuánto falta por saber del mundo todo! Besos amigo.

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué tema tan interesante! Y, la verdad, desconocía esta curiosa situación de las mujeres: mira, podía ser una salida para las lesbianas...

    Ya he empezado a publicar en el Juego de la palabra dada, ahora me falta un tema de algún interés y buscar fotos para mi gato. Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
  10. FRANZISKA: qué alegría me da tu visita! Este tema es otra cosa, otro sentir y obrar. No creo que sea placer y las lesbianas de hoy en día no se aislan sino simplemente viven su pareja en un mundo que cambió y se abrió, mostrándose sin tapujos. Ninguna de las dos formas me parecen mal, simplemente son sentimientos y costumbres diferentes, que además, siempre existieron pero como ves en el artículo, soterradas. Besos grandotes y bienvenida...

    ResponderEliminar
  11. Que post más alucinante. No sabía de la existencia de mujeres juramentadas. Cuántas historias envuelven a la humanidad.
    cariños

    ResponderEliminar
  12. NÉLIDA: pues si... por eso lo puse, yo tampoco sabía de su existencia. Gracias por tu visita. Abrazote.

    ResponderEliminar
  13. Gracias por contarlo RosaMaría, son decisiones de vida y de organización en esos lugares quizá aislados donde deben fortalecerse y cuidarse.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Me alegra tu visita. Gracias.