Seguidores

15 abril 2017

CAMINAR, BAILAR, EN DEFINITIVA: MOVERSE

Fernando Taragano, de la Asociación Argentina de Psiquiatras.

Publicado por NORA BÄRR

Quiérase o no, en gran parte de la psicología y la psiquiatría actuales quedan rastros indelebles del dualismo cartesiano que consideró la mente y el cuerpo como dos sustancias opuestas. Sin embargo, en su discurso inaugural del 17° Congreso Internacional de Psiquiatría, que acaba de finalizar en esta ciudad, el doctor FernandoTaragano, presidente del congreso y responsable del área de gerontopsiquiatría de la Asociación Argentina de Psiquiatras, lanzó una afirmación provocativa: que en un país cuya población envejece aceleradamente,
la mejor intervención preventiva en
salud mental para los próximos 30 años es... hacer actividades aeróbicas, como caminar, nadar, andar en bicicleta o bailar.
"Si la población sigue creciendo al ritmo actual, para 2040 tendremos más de tres millones de personas de 65 años o más, con
ansiedad, depresión, insomnio y demencia vascular,
afirma Taragano, también investigador de Cemic. Nuestra misión es prevenir, lograr que la gente no sólo viva más, sino también que viva mejor.
Si pudiéramos convencer al 30% de caminar a paso rápido durante treinta minutos, cinco veces por semana, podríamos atenuar o evitar más de un millón de casos."
Y agrega: "Hacer actividad física trae innumerables beneficios en cualquier momento de la vida. Pero a cierta edad, la intervención aeróbica es un tratamiento médico".
-Sorprende que proponga la actividad física para tratar problemas psicológicos. Solemos identificar la terapia psiquiátrica con el sillón de Freud...
-Sin embargo, ambos enfoques no se oponen en absoluto. Tenemos que ampliar nuestro vademécum.
 
En la Argentina , desde 1950 la población adulta se multiplicó por nueve, y la infantil, por dos.
Esto significa que hay un número enorme de nuevos casos en los que la psicopatología vascular adquiere una dimensión que antes no tenía. Por eso no se le prestaba tanta atención. En estos y otros motivos de consulta psiquiátrica, como los trastornos del sueño, el estrés, la ansiedad y la depresión, la intervención aeróbica da muy buenos resultados. Lo que ocurre es que, de tan sencilla y obvia, ni los médicos ni los pacientes le dan importancia.
-De cierto modo, ¿usted propone reconciliar el cuerpo y la mente?
-Esto no significa ni ir en contra de las terapias ni contra los medicamentos. Pero eso sirve luego de un evento. Antes está la prevención, y en ese sentido, entre los factores más importantes que se pueden modificar, están los psicosociales.
Sabemos que la caminata reduce el estrés, la depresión y la ansiedad.
-¿Este tipo de intervención puede tener algún impacto en otros cuadros, como las psicosis?
-Es una gran hipótesis, aunque no lo sabemos. Uno debería suponer que sí, porque, en realidad, el sedentarismo es contra natura. Nuestros genes están diseñados para la caminata. Si bien Internet y el automóvil son maravillosos, tienen como contrapartida el sedentarismo. Y tener fácil acceso al alimento también es fantástico, pero tiene como efecto adverso la combinación de grasas, azúcar y sal. Nuestros genes no están hechos para estas cosas. Por lo tanto, uno sospecharía que volver a la naturaleza nos devuelve beneficios en distintos dominios. Sí, hipotéticamente sería plausible pensar que también en otras dolencias puede haber beneficios y que se atenuarán muchos de los síntomas, aunque no erradique ni cure la enfermedad. De hecho, esto no es novedoso: mens sana in corpore sano.
-¿Cuáles son los efectos probados de la actividad aeróbica?
-Disminuye el riesgo de depresión, de ansiedad y de insomnio, y aumenta el nivel de energía y de bienestar.
-¿Hay un momento preciso en el que debería implementarse?
-Existe una ventana de oportunidad. Amar es hermoso en todas las edades, pero al principio de la existencia es configurante y constituyente de nuestra estructura mental. De la misma manera,
 hacer ejercicio en la juventud es muy bueno por múltiples motivos; pero después de los 50 años se transforma en una intervención médica, porque devuelve oxigenación, devuelve función al endotelio vascular y revierte muchos procesos de patología médica.
-Si es tan sencillo practicarla, ¿a qué atribuye que no se utilice rutinariamente la caminata como terapia psicológica?
-Me gusta muchísimo lo que se dice que dijo Epicteto 55 años después de Cristo. El se preguntó si acaso sería imposible modificar aquello que se cree controlar. Los psiquiatras y los psicólogos escuchamos a cada rato: "Yo, si quiero, mañana dejo de fumar", "Mañana empiezo a hacer gimnasia" o "La cocaína a mí no me controla; la dejo cuando quiero". Si uno cree que controla algo, difícilmente pueda modificarlo. Y, por otro lado, los psiquiatras todavía no sabemos cómo utilizar la actividad aeróbica en psiquiatría, porque esto es nuevo en todas partes del mundo, no solamente en Buenos Aires y en la Argentina, sino también en Suiza, en Austria, en Oxford... Tenemos que responder al impacto que el cambio de las estructuras poblacionales generan en la calidad asistencial.
-¿La aceptan los pacientes?
-Nos miran y nos dicen "no, doctor, deme una pastilla". La intervención aeróbica es mal aceptada, y sin embargo disminuiría el riesgo de muerte temprana, enfermedad cardíaca e hipertensión arterial, y hasta cáncer de colon. Ofrecerá mejor control del peso corporal, menores niveles de diabetes, aumento de la fortaleza ósea y mejoramiento del equilibrio. 
Y si las personas adultas van a ser tantas, más vale que sean sanas.

15 comentarios:

  1. Muy interesante este tema del que ya se sabe por lo mucho que nos lo repiten los médicos y además es muy cierto.hay que hacer ejercicio, yo practico natación aunque últimamente debido a la enfermedad de mi marido no lo practico tanto cómo antes pero me niego a dejarlo.También salgo a caminar aunque lo tengo que hacer despacio ya que voy con mi marido y tengo que seguir su ritmo.Besicos

    ResponderEliminar
  2. Más claro, échale agua, como decía mi padre.
    Muy interesante y esperanzador que desde la psiquiatría se planteen otros métodos para subsanar las depresiones u otras afecciones psico-físicas.
    Besote

    ResponderEliminar
  3. Es verdad la población envejece porque alcanzamos una vida más larga y, por otro lado, hay un control de la natalidad enorme en todos los países. Parece ser que la preocupación es porque vamos a ser una población de viejos, improductivos y, además, enfermos. Bueno, yo ya soy una anciana.

    Creo que es bueno que los siquiatras se pongan a pensar un rato y acepten que no curan a sus enfermos con las pastillitas, así es que es bueno que se inventen otras terapias. A todos nos viene bien tener una vejez activa y estar en contacto con otras personas -no solo la familia-, yo le diría a ese siquiatra que está muy bien lo de los paseos pero a las personas hay que darles algo que hacer que les estimule para que les apetezca salir de casa todos los días del año, igual cuando llueve que cuando nieva, cuando el tiempo está bueno que cuando hace un calor insoportable. En España, hace ya algunos años que funcionan los centros de mayores donde se hace desde senderismo, gimnasia, juegos de salón, bailes, coros, grupos de fotografía, de literatura, de lectura y talleres de todo tipo, además de actividades culturales. Creo que por ahí va encaminado un programa que puede ayudar a muchas personas mayores a mantenerse lo más sanas posible: tanto el cuerpo como la mente que, en mi opinión no están disociados.

    Ya he expuesto mis opiniones porque creo que el tema se abre para que todos aportemos nuestro modo de ver las cosas sin que ello se pueda considerar que, de alguna manera, estamos tratando de imponer opiniones. A mi me encanta acudir a los blogs donde me dan motivos para opinar. Como habrás podido comprobar después de tanto tiempo de relación bloguera.

    Espero que todo vaya bien en vuestra vida y con esa esperanza te envía un fuerte abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
  4. Nunca entendí la necesidad de buscar enfrentamientos como ese cuerpo-mente, o el de ciencia-religión por ejemplo. Para mí es evidente que cuerpo y mente van de la mano y que se ayudan (o perjudican) mutuamente.

    Muy de acuerdo con los que afirman que no podemos modificar aquello que creemos controlar. Es el primer paso; luego hace falta algo de fuerza de voluntad para poner en práctica esos sabios consejos.

    Lo que ocurre, al menos en mi caso, es que nos acomodamos y solemos dejar para mañana esas actividades que nos apetecen menos.

    ResponderEliminar
  5. CHARO:Intenta hacer los movimientos de natacion "en el aire", en cuanto a las piernas, sentada, cosa que también puede hacer tu marido, seguramente les beneficiará hacerlo juntos. Te pongo en privado en facebook algunos que seguramente sabrás. Gracias por tu comentario. Beso grandote.

    FRANZISKA: de acuerdo totalmente en lo que pones. Aquí también hay centros para jubilados con mayor, menor o ninguna discapacidad a los que concurren para distintas actividades.De hecho yo voy al de "Memoria", donde estimulan de diversas formas la atención ya que creo que una de las causas de la pérdida de la misma comienza con la falta de atención. Me encanta que siempre agregues un poco más, ya que eso es lo que interesa y aporta conocimiento y enriquecimiento personal a todos.
    Por aquí las cosas se encaminan para la familia ya que mi hija también consiguió trabajo, así que le ha cambiado el ánimo. Un abrazo grandote y gracias.

    ResponderEliminar
  6. NÉLIDA: muy cierto amiga. También vos entenderás ya que por tu trabajo sabes de la necesidad que hay y de lo bien que hace además a los que queremos seguir bien. Va otro abrazo grandote también para vos.
    TAWAKI: te comprendo, porque a mí que siempre estuve en el movimiento me cuesta, pero todos los días un poquito de 10 minutos y otro día de media hora, un día de la cintura para arriba, otro caderas y piernas, así la pereza se va porque uno se dice: "Ah, qué bien con tan poco"
    Desde luego que cuerpo-mente y viceversa son el gran motor para estar bien. Abrazo grandote, que hoy estoy muy "Abrazadora"

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué gran tema, apreciada Rosa María!

    Hasta pasados 50 años de edad yo hacía ejercicios muy irregularmente. Sin embargo el realizar desde hace décadas 3o minutos de bicicleta estática todos los días, inclusive fines de semana salvo en casos de viaje en que la reemplazo por suave trote, me permite estar a mis 81 años bastante bien.De modo que doy fe de la utilidad de esa recomendación médica.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Con tu permiso, RosaMaría, agrego que de la "otra parte" en gran medida me ayuda el poder mantener este blog y el contacto con tantos de ustedes al través del mundo.Es una experiencia enormemente saludable, amiga.

    ResponderEliminar
  9. Pues yo estoy muy de acuerdo con Esteban, camino entre semana y los fines de semana salgo en bicicleta, estoy relativamente sano y activo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. ESTEBAN LOB: claro que todo hace a la cuestión, realmente si uno toma la costumbre, tal como lavarse los dientes, es mucho más sencillo de lo que parece y sumamente placentero. Yo hasta me pongo dos kilos en cada tobillo para hacer las cosas de la casa y subir la escalera a la terraza, y otra que es la más válida es mantenerse en contacto con los amigos. Besos y gracias por venir.

    RAFAEL HUMBERTO LIZARAZO: Veo que somos del mismo club y lo bueno es que entretiene más y sale económico. Me alegra que estés bien. Abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hago ejercicio físico desde pequeño de forma habitual.
    Ahora hago natación.
    Y me sienta muy bien.
    Si puedo haré ejercicio hasta mi último día.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. me encanta lo que cuentas Es lo que hago aunque a veces no es tan facil como lo era para mi antes
    un abrazo

    ResponderEliminar
  13. TORO SALVAJE: me imaginaba inclusive que practicarías boxeo... La natación es muy buena y relajante, por eso te sienta bien. Yo también lo haré así. Cariños.
    RECOMENZAR: Me alegra que te guste, sé que no es fácil pero hay que aplicarse, después, por mínimo que sea, una se siente bien. Besos

    ResponderEliminar
  14. Hola Rosa Maria! Menuda sorpresa al recibir tantos comentarios tuyos en mi blog, muchìsimas gracias, me alegro mucho que te guste.El tema que tratas en esta publicación es muy interesante, y tiene mucha razón..a mi me gusta mucho ir al monte y hacer senderismo y he tenido alguna temporada que me ha dado por correr. Espero que en el futuro nada me impida seguir con esta gran afición aparte de mis otras pasiones que son la fotografía y la pintura.Ejercitar la mente y el cuerpo es esencial, aunque a veces se haga duro luego compensa.Un saludo

    ResponderEliminar
  15. PILAR MALDONADO: qué gusto leerte por aquí, me parece bárbaro que puedas dedicarte a caminatas, seguro que si le cogiste el gustito seguirás en ello. Me atrapó tu blog, y seguiré visitándote. Saludos.

    ResponderEliminar

Me alegra tu visita. Gracias.