Seguidores

05 abril 2014

EL LÍDER Y EL SENTIDO DE LA URGENCIA


 Tácticas para Incrementar el sentido de Urgencia.

 ENCONTRAR LA OPORTUNIDAD EN LA CRISIS.

Suele existir dos puntos de vista sobre la naturaleza de la crisis:

a)   Aquellos para los que la crisis son acontecimientos horribles, angustiosos y destructivos,

b)   Aquellos para los que la crisis constituye una “plataforma ardiente”, dado que cuando el fuego empieza a extenderse a su alrededor, todo el mundo se mueve, el status quo se elimina, y un nuevo comienzo es posible. En este sentido, por “plataforma ardiente” se entiende un estado de necesidad que predispone al cambio.

Evita la crisis y contrólalas, pero ¡ojo!...

Las organizaciones tienen dos maneras de controlar el comportamiento para evitar problemas menores o grandes crisis:

a)  La formal y rígida: Creación de estructuras, procesos, sistemas y reglas. Suele ser usada en las grandes empresas. Controles de calidad, presupuestarios, de procesos, de daños…. 

b)   La informal y flexible: a través de la influencia de los pares, atención de los jefes, y, sobre todo, cultura organizacional. Más típico de las empresas pequeñas.

Pero el problema al que tienden todos estos mecanismos de control, especialmente los formales, es que se pueden volver tan opresivo que anulen el espíritu empresarial así como dificultar, por su rigidez, la posibilidad de cambio.
También hacen que la mirada y los recursos se dispongan hacia adentro (reglas, leyes, normas se cumplan), y no hacia el exterior, con lo cual generan autocomplacencia (ya están los mecanismos funcionando luego la hacemos bien), que lleva de nuevo a enfocarse hacia adentro.

Usa la crisis para crear urgencia, pero ¡ojo!....

Lo habitual cuando se desencadena una crisis es que se desencadene un movimiento frenético que conlleva ansiedad, enojo y culpabilización del prójimo.

Se entra en un circulo viciosos de actividad y autodestrucción, cuando debiera ser todo lo contrario, un mensaje sencillo: “tenemos que actuar, y rápido. Culpar a los demás no nos llevara a ninguna parte. Si actuamos con inteligencia no solo podremos resolver la crisis inmediata, sino estar en condiciones de enfrentarnos a una competencia más fuerte y a acontecimientos turbulentos en el futuro”. Este es el tipo de mensaje que transmite la sensación de estar resuelto a actuar y ganar ahora. Y ese tono positivo y proactivo del mensaje convierte el enojo y la ansiedad a una sensación de necesidad de moverse rápido con audacia e inteligencia.

Los líderes con un auténtico sentido de urgencia no se dejan llevar por el pánico, y por ende, no empeoran la situación. No entran en la moda de administrar la crisis y ceder las riendas a los expertos en control de daños, pero tampoco suponen jamás que en las crisis hay una oportunidad garantizada.

Son conscientes de que la gente molesta, aterrorizada o temerosa puede crear el frenesí de actividad asociada con la falsa urgencia que puede empeorar la situación. De ahí la palabra posible, pero es una oportunidad posible que se busca agenciosamente.

A su vez, los líderes con verdadero sentido de urgencia son también conscientes de que el mayor problema está en el corazón, donde el miedo y el descontento pueden matar la esperanza y detener el surgimiento de un verdadero sentido de urgencia.

Gracias a que reconocen esto, suelen actuar con pasión, con convicción, con optimismo y con determinación férrea. Son plenamente conocedores de que las charlas analíticamente correctas, pero carentes de emotividad, no tienen éxito, y por ello no pierden el tiempo ofreciéndolas.

Toman medidas cuidadosas para convertir la ansiedad y el descontento inicial en determinación de actuar y ganar ahora, y medidas cuidadosas quiere decir prever cómo van a comportarse los otros, y diseñar planes cuyo objetivo sea desarrollar al máximo el sentido de urgencia.

Crea la crisis, pero...

Dentro de la lógica de las plataformas ardientes, si el devenir de los acontecimientos no crea una crisis, el líder con sentido de urgencia debe hacerlo. No hay que esperar. No hay que desear que ocurra. Hay que desarrollar una estrategia y actuar. Esta idea, puesta en práctica con entusiasmo pero a ciegas, no es sensata. Usada con criterio puede ser excepcional.

La crisis debe conllevar el fijarse metas ambiciosas, esto es, deben ser lo suficientemente altas para que no haya forma de cumplirlas si la gente actúa como si no pasase nada.

Los líderes que crean crisis para aumentar el sentido de urgencia, y que lo hacen con éxito, usan los mismos métodos que para el caso de la crisis sobrevenida. Piensan en oportunidades. Buscan aliados. Son proactivos y no dan por hecho que la crisis por sí sola, reducirá la autocomplacencia y propiciará la acción necesaria. Son conscientes del papel central y accionador de las emociones, no solo los pensamientos, y actúan en conformidad.

Y muy importante, las crisis creadas y que tienen éxito tienen que ver con problemas reales del negocio. No son estratagemas separadas de los verdaderos retos que el negocio enfrenta. Las estratagemas se usan porque son fáciles de crear, pero si no responden a necesidades reales del negocio, encauzarán mal  la energía y pueden hacer perder la confianza en el líder.

Conoce y evita los cuatro errores más peligrosos al utilizar la crisis.

Primer error grave.- Suponer que la crisis inevitablemente creará el sentido de urgencia que se necesita para mejorar. Sin la acción y la planeación necesaria para apalancar la crisis, la situación en vez de mejorar, probablemente empeore.

Segundo error grave.-Excederse en una estrategia que cree una reacción violenta porque la gente se sienta manipulada.

Tercer error grave.- Sentarse pasivamente a esperar la crisis. Una estrategia pasiva, confiada,  de sentarse a esperar,  falla.

Cuarto error grave.- Subestimar lo que las personas que están dispuestas a evitar la crisis a cualquier precio comprenden correctamente: la crisis puede traer desastre.

En resumen, la mejor evidencia de que disponemos hoy día nos dice que las crisis pueden usarse para crear verdadera urgencia si se siguen los siguientes principios:

1.       Siempre piensa en las crisis como oportunidades potenciales, y no solo como problemas horribles que automáticamente deben delegarse en especialistas en control de daños. La crisis puede ser una buena aliada.
2.        Jamás olvides que las crisis no reducen la autocomplacencia automáticamente. Las plataformas ardientes, si no se les hace seguimiento y no se las maneja bien, pueden ser desastrosas y conducir a que haya temor, enfado y culpa, y a que prospere el comportamiento activo, pero disfuncional, que se asocia con la falsa urgencia.
3.       Si vas a aprovechar una crisis para reducir la complacencia, asegúrate de que sea visible, inequívoca, tenga relación con problemas reales del mundo empresarial, y sea lo suficientemente importante como para requerir más que paños de agua tibia. No te dejes llevar por el impulso de minimizar u ocultar las malas noticias.
4.       Si vas a valerte de una crisis para reducir la autocomplacencia, sé excepcionalmente proactivo al evaluar cómo actuará la gente, al desarrollar planes específicos para la acción y al implementar rápidamente los planes.
5.       Los planes y las acciones siempre deben llegarles a los demás al corazón, tanto o más que a la mente. Actuar con pasión, convicción, optimismo, urgencia y una determinación férrea siempre logrará mejores resultados que enviar un memorando analíticamente brillante.
6.       Si el sentido de urgencia está bajo, jamás te sientes a esperar a que la crisis ocurra para resolver el problema, pues puede suceder que nunca llegue. Lleva el mundo exterior a la empresa. Actúa con urgencia cada día.
7.       Si estás pensando en crear una crisis para aumentar la urgencia, cuídate mucho de no perder el control y de que la gente vaya a pensar que les estás manipulando y poniéndoles en peligro, pues reaccionarán mal, y con toda razón.
8.       Si eres una persona de nivel medio o incluso más bajo en la organización y ves que una crisis puede convertirse en una oportunidad, identifica a algún superior accesible y de actitud abierta que pueda tomar las riendas, y luego trabaja con él.

·         Desde luego que tenemos que ser prudentes, pero en un mundo que cambia rápidamente, encontrar oportunidades en las crisis probablemente reduce el riesgo general.



7 comentarios:

  1. Ya te has trabajado bien esta entrada amiga y la has desarrollado de manera fantástica pero es muy dificil llevar todo lo que dices a la práctica y si a eso añadimos la clase política que tenemos pues mejor es "apechugar" con lo que nos toca y tratar de salir adelante de la mejor forma posible.....yo de momento "lucho" por salir de la "crisis de la salud" que está atravesando mi marido, estamos de nuevo en el hospital. Me hizo gracia lo de tu comentario a una Charo que no era yo:-))
    Besicos

    ResponderEliminar
  2. Bien amiga... mucha fuerza, paciencia y fe. Besos. Veré quién era la destinataria.
    Te quiero, todo va a salir bien.

    ResponderEliminar
  3. De hecho, la palabra crisis significa cambio, por mucho que nos fijemos siempre en su lado más negativo. En las crisis es donde se descubren los verdaderos líderes. Lo que hunde a muchos es una oportunidad para unos pocos.

    Deberíamos educar a los jóvenes en estos valores, porque antes o después tendrán que tomar decisiones vitales para sus vidas, pero no le damos la importancia necesaria.

    ResponderEliminar
  4. Ya me libré de todo eso.
    Al menos en lo laboral.
    Que alegría....
    Tanta farsa, tanta dirección por objetivos, por valores, tantos indicadores, tantos cursos de lideraje, tanta patraña....

    Que bien.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. gracias por tu compañia un placer
    feliz domingo
    un abrazo
    Marina

    ResponderEliminar
  6. TAWAKI: Estoy de acuerdo contigo... También en la parte que atañe a los jóvenes... Es tan difícil cambiar pautas establecidas hace años, en fin, confiemos en esa juventud. Besos.
    TORO SALVAJE: afortunado, igual me pasa a mí, solo que igualmente los objetivos que mi fijo deben ser claros ya que al ser cuentapropista tengo que ser muy organizada. Los cursos y los años bajo mandato me han enseñado bastante, y también por eso es más exitosa la gestión. Beso.
    MARINA EMER: Placer verte por aquí. Besos.
    BUENA PASCUA PARA TODOS Y TODAS!

    ResponderEliminar


  7. Hoy como es sábado debo comenzar deseando
    que pases un maravilloso y genial fin de semana!!

    Pero es diferente, a pesar de haber estado de viaje
    unos días he regresado a tiempo para celebrar
    en el día correcto el cumpleaños de La gata coqueta,
    pudiendo reunirme contigo en familia para brindar.

    Eres la casualidad más bonita que ha llegado a mi vida
    y te invito a que me acompañes en este acontecimiento.

    Siento una inmensa satisfacción al recordar todo
    el cariño recibido durante estos seis años, salpicados
    por la felicidad compartida, dibujando en el horizonte
    del alba un paisaje muy difícil de mostrar con palabras.

    Si plantamos una semilla de amistad
    recogeremos un ramo de felicidad…

    Y si por un casual no puedes acercarte,
    te dejo el enlace para que tengas este detalle
    hecho con mucha ternura como
    recuerdo de este fantástico día.
    http://dc617.4shared.com/img/2NYeExqWba/s7/1459ab24ea0/
    Gato_Cumpleaos.jpg?async&rand=0.7479251901857024

    ¡¡Gracias por tenderme la mano de la amistad!!

    Atte.
    María Del Carmen


    ResponderEliminar

Me alegra tu visita. Gracias.