Seguidores

14 octubre 2015

¿TRIUNFAR? ¿GANAR?





Vivimos momentos en que el triunfalismo  parece ser lo más importante. No cabe duda de que todos queremos triunfar. Pero creo que hay una confusión al respecto.
Triunfar y ganar no se la misma cosa aunque sea algo parecido. Las dos palabras tienen varias acepciones.

TRIUNFAR:

1    Ganar o conseguir la victoria en una lucha o competición.
2    Tener éxito una persona o conseguir unos objetivos que se había planteado.

Triunfar en la vida significa derrotar el temor al fracaso.
Por eso las personas dejan de lado sus ideales o sus sueños porque no quieren perder su seguridad.
Bien dice el refrán: “Más vale malo conocido que bueno por conocer”

El deseo de superación de crear algo mejor debe ser intenso para generar un cambio en hábitos y costumbres.

GANAR:

 1   Adquirir una cosa, generalmente dinero o algo bueno, con el trabajo, el esfuerzo o la suerte.
"ha ganado el primer premio del certamen"
2    Conseguir una cosa tras mantener un enfrentamiento, disputa o competencia con otra persona.
"ganar una medalla; ganar una plaza"

      (Quizá del gót. *ganan, codiciar, infl. por el germ. *waidanjan, cosechar; cf. nórd. gana, desear con avidez, noruego gana, mirar con ansia).

 ¿GANAR ES LO MISMO QUE TRINFAR?

  Y entramos en la codicia, en la avidez  por tener más triunfos.
  Más triunfos sobre los otros, no sobre uno mismo como acrecentamiento del confort necesario y la buena vida en su verdadero significado. 
   A esto estamos asistiendo, especialmente en la política que así se hace sucia y pierde también su verdadero significado.

 POLÍTICA:

Para otros usos de este término, véase Política (desambiguación).
  La política (del latín politicus y ésta del griego antiguo πολιτικός 'civil, relativo al ordenamiento de la ciudad o los asuntos del ciudadano') es una rama de la moral que se ocupa de la actividad, en virtud de la cual una sociedad libre, compuesta por personas libres, resuelve los problemas que le plantea su convivencia colectiva. Es un quehacer ordenado al bien común.

Es la ciencia que se encarga del estudio del poder público o del Estado. Siguiendo con esta definición la política es el ejercicio del poder que busca un fin trascendente. Promueve la participación ciudadana al poseer la capacidad de distribuir y ejecutar el poder según sea necesario para garantizar el bien común en la sociedad.

Véase una más amplia explicación en:

Queda poco que agregar ¿Verdad?

   Es por ello, por el triunfalismo y el mal interpretado ganar, que hemos perdido la visión de lo que son unas elecciones y hasta el pueblo ha entrado en este baile frenético y  en vez de votar por ideales, vota por el que gane, o el que le haga ganar…

¡Hemos ganado!

¿Será así?

  Cada uno desde lo individual tiene que forjar su propio triunfo en la vida que es el de la honestidad, de la sana competitividad, del hacer diario , ese hacer diario que en estos momentos ha desplazado el cumplimiento de los derechos y deberes del ser humano por contagio, por relajamiento de las buenas costumbres, del derecho y deber de ser mejores, de sancionar, de respetar leyes, de exigir que los corruptos o los fuera de la ley sean juzgados con firmeza y en tiempo y forma.

  El pueblo se ha descuidado, porque las malas costumbres se instalan rápidamente, da menos trabajo que actuar correctamente.

Me niego a ganar de esta forma.

8 comentarios:

  1. Tu artículo RosaMaría da para mucho.

    A propósito, no salgo de mi estupefacción, porque la llamada "clase política" en mi país, que cuenta con uno de los mayores rechazos en la historia (de lado y lado, de izquierda a derecha) ha aprobado un proyecto, enviado por el Ejecutivo por cierto, para aumentar la cantidad de Senadores y Diputados.(¿¿¡¡¡¡?)

    ResponderEliminar
  2. Haces bien en negarte, el problema es que hagas lo que hagas parece que siempre perdamos. Si todos tuvieran claro el significado de esas palabras y las honraran con hechos mejor nos iria.

    ResponderEliminar
  3. Acuerdo con vos. Quizá para no perder de vista el propósito de la política debiéramos también hablar de obligaciones, de respeto, de cuidado. "El poder es una bestia mágnifica" dice Foucault y ya lo creo. Lamentablemente nuestros políticos esán alimentando constantemente esa bestia.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  4. Me han desilusionado de tal manera nuestros políticos que ya no creo en ninguno y me he vuelto totalmente apolítica, pero no por ello he dejado de creer en la responsabilidad que tenemos todos, que no solamente tenemos derechos, para nuestro pais y nuestro entorno.......por supuesto que dichas responsabilidades deberían de ser mayores en los políticos y mandatarios.Besicos

    ResponderEliminar
  5. Has realizado un completo repaso sobre el tema. Luchar para vencer o derrotar a otro, es una forma de guerra y de las guerras, en realidad, nadie gana porque este tipo de victorias dar lugar a una nueva batalla. Esto no es bueno.

    Siento estar pesimista pero la política es emprender el camino del poder y está comprobado que el poder, corrompe.

    Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
  6. HOLA A TODOS: Gracias por sus aportes, cada uno inteligente y claro... como siempre.
    Sé que todo está corrompido en el poder y por eso mi reporte.
    Lamentablemente mi salud no sigue bien a consecuencia de varios hechos de los que vosotros tenéis conocimiento, se agregó a ello el despido de mi hjja de la empresa en que trabajaba hace 25 años y el fallecimiento de personas muy allegadas a mi. Todo soportable, pero mi cuore y mi cerebro hicieron un pequeño cortocircuito y estoy de médico en médico. Nada gravísimo, pero sí preocupante.
    Volveré cada tanto a visitarlos, y a reiterarles mi afecto de siempre. Gracias.

    ResponderEliminar
  7. Deberíamos ganar todos.
    Ir a una todos para mejorar la colectividad.
    Pero eso parece imposible.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. TORO SALVAJE: Querido amigo! Hay tantos intereses creados que es una utopìa, ademàs pienso que tiene que haber moderadores porque hay excesos previsibles en cualquier caso.

    ResponderEliminar

Me alegra tu visita. Gracias.