Seguidores

31 julio 2015

¡MANTEN TU CUERPO ALCALINO, MEJORARÁ TU SALUD!




Mirando a mi alrededor con cierta conciencia de lo que estoy  viendo, me doy cuenta que la mayoría de la comida que nos envuelve y a la que tenemos acceso tiene un efecto acidificante en nuestro cuerpo. ¿Y eso qué significa? Pues que tiene un efecto negativo, enfermante!

 Observemos, empecemos por las bebidas, Coca-Colas, Fantas, el alcohol, Red Bull’s, etc, pasando por las panaderías, dulces y más dulces, trigo refinado en todo tipo de panes, bocadillos, pastas, pasando por las pizzas, la pasta, el arroz blanco, todo los tipos de carne, bistecs, butifarras, solomillos, etc., etc. La gran mayoría de la comida que se promueve en restaurantes, lugares de comida rápida, Pans & Company, Burgers Kings, etc., etc. todo tiene un efecto acidificante, por tanto, que enferma nuestro cuerpo.

No me extraña que así sea conociendo la voluntad de la parte oscura en reducir nuestro potencial humano y espiritual, cuanto más intoxicados y enfermos estemos, mejor!, menos peligrosos seremos!
 En este post, quiero introducir el tema de la Alcalinidad-Acidez corporal y sus efectos en nuestro bienestar físico-mental-emocional. Con razón el Vaticano tiene su propio huerto!

El equilibrio ácido-básico en el organismo
Inicialmente conviene explicar lo que significa acidez y alcalinidad. Estos dos términos responden a la forma de clasificar la reacción de cualquier elemento. El grado de acidez o alcalinidad se mide a través de una escala llamada de pH (potencial de hidrógeno) que va de O (extremo ácido) a 14 (extremo alcalino), ubicándose en el centro (7) el valor neutro. O sea que entre O y 7 tenemos los valores de acidez y de 7 a 14 los de alcalinidad.

Veamos a grandes rasgos cómo funciona el mecanismo de acidez y alcalinidad en el organismo. Los 60 trillones de células que componen nuestro organismo, necesitan alimentarse, eliminar residuos y renovarse constantemente. En este sentido, la sangre cumple dos funciones vitales: llevar a todas las células los materiales nutritivos que necesitan y retirar de ellas los residuos tóxicos y ácidos que se producen como resultado de la transformación de dichos nutrientes (metabolismo). Merced al proceso de respiración celular, las células reciben parte del oxígeno que necesitan para sus procesos vitales.

A nivel celular se produce una especie de combustión interna, ya que se libera calor corporal. Los residuos que se originan en este proceso de combustión, son de naturaleza ácida y deben ser evacuados del organismo a través de las vías naturales de eliminación (riñones, intestino, piel y pulmones).

Para cumplir adecuadamente esta tarea la sangre debe mantener un ligero nivel de alcalinidad. En una persona sana el pH de la sangre (la linfa, el líquido cefaloraquídeo, etc.) se ubica entre 7,40 y 7,45. Cuando se incrementa el nivel de acidez, debido a ciertos mecanismos de autorregulación, la sangre logra conservar este vital equilibrio. Lo hace a través del aporte de bases (álcalis) que neutralizan los ácidos. Por ello, para obtener un sano metabolismo celular, es preciso que junto al oxígeno, la sangre tenga un constante flujo de sustancias de naturaleza alcalina, a fin de poder neutralizar los ácidos.
Glóbulos Rojos

En primera instancia la sangre obtiene estas bases de los alimentos. En caso de ulterior necesidad -sea por exceso de ácidos o por carencias nutricionales de bases- puede recurrir a la reserva alcalina de huesos, dientes, tejidos. De este modo la sangre se convierte en un “ladrón” de la estructura orgánica, con el solo objetivo de restablecer el vital equilibrio ácido-básico. Así se pone en marcha el mecanismo de descalcificación y desmineralización. Estos mecanismos nos llevan al desgaste de huesos, degeneración de las articulaciones, cabello débil, lesiones en mucosas, afecciones en vías respiratorias.

De esto se desprende que debemos ser cuidadosos en el aporte de alcalinizantes que realizamos a nuestro cuerpo a través de los alimentos que ingerimos, tratando de evitar alimentos y situaciones acidificantes.


Un tiempo prolongado con el cuerpo acídico es lo mismo que la corrosión, este corroería los tejidos, venas y arterias. Cuando el pH se vuelve acídico hay deficiencia de oxígeno, esto provoca que se creen microformas anaeróbicas dañinas, las formaciones de gérmenes, hongos y virus.

Otros Factores Importantes que debemos conocer sobre la acidosis:

Los alimentos que consumimos se transforman en desechos acídicos y la importancia de expulsarlos a su debido tiempo es sumamente importante.
La sangre acídica se coagula más rápidamente y provoca que se obstruyan las venas.
La sobre-acidez interfiere con la vida misma, es principalmente la responsable de todas las enfermedades, incluyendo ataques cardiacos, envejecimiento prematuro y la obesidad.
Nuestros 75 trillones de células son levemente acidas pero están rodeadas de un fluído alcalino. La polaridad es esencial en la química o para el intercambio de energía pero esta se dificulta con la acidez. Esta es una de las razones por que las personas pierden su energía.
El pH acídicos interfiere con la absorción de minerales por lo que la absorción del calcio será ineficiente.
El exceso de acidez debilita todos nuestros sistemas y obliga al cuerpo a obtener los minerales no recibidos de los órganos vitales y huesos tratando de neutralizar la acidez.
El cuerpo crea el colesterol (depósitos de grasas) para proteger la acumulación del mortiferos desechos ácidos cristalizados fuera de los órganos vitales como el hígado, corazón y riñones.
La obesidad es un problema de sistemas acídicos, ya que en estos casos, la grasa salva nuestra vida.

Explica el Dr. Robert Youn:

El agua ordinaria o destilada es neutral (pH 7), las bebidas azucaradas como las colas son acidicas (pH 2.5).


Síntomas de exceso de acidez:

1-ESTADO PSÍQUICO
Tristeza, hiper-emotividad, tendencia a la depresión, nerviosismo, irritabilidad.
2-CABEZA
Dolores de cabeza, conjuntivitis, palidez.
3-BOCA
Saliva ácida, encías inflamadas y sensibles, alta irritación de las amígdalas y faringitis que conduce infecciones repetitivas de las mucosas.
4-DIENTES
Caries y dientes agrietados o frágiles.
Sensibilidad de los dientes al contacto con alimentos fríos, calientes o ácidos.
5-ESTÓMAGO
Acidez estomacal, eructos ácidos, espasmos, dolores estomacales, gastritis y hasta úlceras.
6-INTESTINOS
Ardor en el recto, predisposición a las inflamaciones intestinales y decoloramiento de las heces por agotamiento.
7-RIÑONES-VESÍCULA
Orina ácida, irritación y ardor en la vejiga y uretra. Cálculos renales y de la vejiga.
8-VÍAS RESPIRATORIAS
Sensibilidad de las vías respiratorias al frío, frecuentes resfriados, bronquitis, sinusitis, anginas, hipertrofia de las amígdalas, tendencia a las alergias, tos y garganta áspera por irritación de ésta.
9-PIEL
Sudor ácido, piel seca e irritaciones.
Grietas entre los dedos y alrededor de las uñas, micosis, granos, eczemas diversos.
10-UÑAS
Las uñas se adelgazan, se parten y se quiebran con facilidad.
Estrías y manchas blancas.
11-MÚSCULOS
Calambres y espasmos, tendencia a la tetania, al lumbago y tortícolis.
12-SISTEMA ÓSEO Y ARTICULAR
Desmineralización de los huesos: osteoporosis, osteomalacia y raquitismo.
Fracturas y lentitud en su consolidación. Crujido de las articulaciones, bloqueo de las vértebras, reumatismo, artrosis, artritis, ciáticas y hernia discal.
Dolores articulares migratorios.
13-SISTEMA CIRCULATORIO
Hipotensión, mala circulación, extrema sensibilidad al frío. Tendencia a la anemia y a las hemorragias. Sabañones.
14-GLÁNDULAS ENDOCRINAS
Agotamiento e hipofuncionamiento de las glándulas en general, excepto la tiroides, que tiene tendencia acelerarse.
15-ÓRGANOS GENITALES
Inflamación de las vías genitales por los ácidos. Se favorecen de infecciones.
16-SISTEMA NERVIOSO
Sensibilidad desmesurada al dolor en general. Insomnio.

UN EXCELENTE INDICADOR: LA ORINA
Como hemos dicho, cuando los procesos vitales del organismo se desarrollan normalmente, el nivel de la sangre es ligeramente alcalino (pH 7,40). El exceso de ácidos apenas varía este parámetro primordial del cuerpo. Pero los trastornos se reflejan en el ámbito de los tejidos y líquidos en contacto con la sangre. Dado que los ácidos en exceso son eliminados a través de los riñones y la orina, tenemos allí un modo simple y preciso de verificar qué está sucediendo en nuestro organismo.

Valores bioelectrónicos en una persona sana

Igual que la temperatura es un factor limitante en el desarrollo de la vida y la mayoría de los seres vivos no sobreviven por debajo y por encima de una temperatura, las constantes señaladas antes nos dan idea de la idoneidad del medio interno para que se desarrolle la vida con todo su potencial, para que florezca la salud. Las tres primeras constantes se miden en la sangre, la saliva y la orina.

Este método de verificación fue descubierto por el científico húngaro Erik Rucka y desarrollado por la Dra. Catherine Kousmine, investigadora suiza: “Una persona sana y bien equilibrada, que recibe suficiente cantidad de sustancias alcalinas en su alimentación tendrá en la segunda orina de la mañana un pH ligeramente alcalino, idéntico al de la sangre. La primera orina no sirve para el control por ser naturalmente ácida, ya que el reposo nocturno sirve para que los riñones eliminen los productos ácidos de desecho”. El sistema para verificar este valor es sencillo y se basa en el simple uso de tiras de papel reactivo.

12 comentarios:

  1. Un post sobre la buena salud, muy cierto lo que dices de las gaseosas, de eso hay que cuidarse.

    ResponderEliminar
  2. Apenas tomo sodas, pero me pregunto si el bocadillo de jamón que me acabo de comer era ácido o alcalino. No lo sé, pero estaba para chuparse los dedos...

    ResponderEliminar
  3. Este post tan completo, en todos los aspectos, ha puesto en evidencia lo mal informada que estoy sobre el tema. Me ha tranquilizado saber que yo no soy consumidora habitual de ninguna de las cosas que indicas en la introducción. De cualquier modo, buscaré información porque es posible que algún error haya cometido en mi larga vida y creo que ya va siendo hora de que me entere y trate de ponerle remedio.

    Gracias por el esfuerzo que has hecho. Ha sido una información larga pero que te deja con un saber a que aún hay que enterarse de más. Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
  4. BORIS ESTEBITAN: Me pareció interesante, a veces sabemos todo pero nos "relajamos" al aplicarlo. Gracias por tu presencia. Beso
    TAWAKI: Seguro que si lo comiste con tanta satisfacción será bueno para tu organismo. Beso grandote.
    FRANZISKA: Pienso que con tus conexiones neuronales en tan buen estado, tu alegrí y ganas de hacer cosas, todo está bien en tu organismo. Gracias por venir y te abrazo con mucho cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quise poner alegría... pienso que es mucha en ti. Otro beso

      Eliminar
  5. Muy interesante lo que comparte
    El saber administrar nuestros alimentos es fundamental en varios aspectos.
    Cariños

    ResponderEliminar
  6. Ay RosaMaría. Me siento enfermar de solamente leer tu interesante artículo.Pero ¡vaya que es útil!

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Tomo nota.
    Gracias por la información.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Muy interesante información. Muchas gracias por compartirla.

    ResponderEliminar
  9. Interesante post. Como bastante sano; salvo algunas irregularidades, como un buen vino, y alguna que otra cerveza negra jejeje
    Abrazo

    ResponderEliminar
  10. JOSE MARÍA: Me alegra que te resultara interesante. Saludos.
    NÉLIDA: jajaja Más o menos igual. Ya compartiremos una negra algún día! Beso.

    ResponderEliminar
  11. Adorei seu blog, por isso
    eu vou segui-lo. Será que
    você também vai seguir
    o meu?

    Beijos.




    .

    ResponderEliminar

Me alegra tu visita. Gracias.