Seguidores

04 noviembre 2012

UNA ESCAPADA PARA DESCANSAR...


¿Descansar de qué?
     ¡¡ De la inundación amigos!!
Nótese el piano sobre lladrillos en esta toma apresurada.
En esta podemos ver cajones, deshumidificador y otros sobre la mesa... Agua hasta 15 cms. en toda la casa y agradezco al cielo que no haya sido más.
Aquí sobre la cama, ropa sacada apresuradamente de los muebles bajos y sobre eso la camilla de masaje, alfombras, colchon, todo fue tan rápido que no dio tiempo a nada.
El agua es imbatible, hasta la bañera tenía 15 cms. de agua, curiosamente fue por el baño donde empezó a drenar.
Las rejillas de patios pasillos y terrazas, llenas de hojas y cosas que venían de la calle que era un río que bajaba y todos,  con el agua a las rodillas, destapando a ciegas cada una de ellas...
Cerramos la calle pues cada vez que pasaba un camión, entraba más y más.
Nunca vi a los vecinos tan solidarios y conversadores, secadores en mano.
Yo había puesto los toallones pesados de la consulta bajo las puertas, pero el agua los movía y servían de muy poco, solo para ensuciarse, ya que había lodo y barro por todos los rincones, cosa que fue duro de limpiar luego que el agua escurriera.
No hubo tiempo de pensar más que en lo próximo, así que las fotos son instantáneas con el móvil.

Y por eso la ESCAPADA PARA DESCANSAR...

Ya que después de las operaciones de cataratas, recién dada de alta, fue agacharme y levantarme, subir y bajar, con ese temor de que me sucediera algo en los ojos.
Por suerte está todo bien, aunque como estuve inactiva mes y medio, estaba fuera de entrenamiento para el esfuerzo físico y mental que supuso este suceso.

PERO AQUÍ VIENE LO DEL DESCANSO Y CASI REVANCHA POR LO ACONTECIDO

Dejé los deshumidificadores trabajando, ya con algunas puertas corriendo mejor, aunque el piano sigue sobre los ladrillos, (por suerte hoy domingo lo probé con temor, pero anda perfecto porque es electrónico) la ropa super lavada y desinfectada, aunque lo más pesado tuve que enviarlo al lavadero.

Y AYER ME FUI DE PASEO.
Prefectura marítima en el PUERTO DE OLIVOS...
El Río de La Plata en su inmensidad y con los eternos desperdicios en la orilla, cosa que no permite bañarse por la contaminación.
Vista hacia río adentro.
El Catamarán que nos llevó hasta El Tigre, aunque solo fue de paseo, pues no desembarcamos, volviendo al puerto de Olivos.
Antes de partir una foto curiosa en el propio puerto.
La sala de estar


El comedor listo adelante






Saliendo a la derecha

Saliendo a la izquierda
Vista del Río de la Plata a la izquierda
Vista del Río de la Plata a la derecha









Dimos la vuelta al llegar al Tigre a las dos horas de navegación, con un día espectacular.
 En el blog adjunto encontrarán un detalle interesante sobre el Puerto de Olivos:

 http://naturalezayculturaargentina.blogspot.com.ar/2010/10/el-puerto-de-olivos.html


Una vez en puerto, otra vez al autobús rumbo a San Isidro Labrador...
Eso ya es tema de otro post así no se cansan, lo que les puedo decir que sí: Me vino bien esta distracción.

8 comentarios:

  1. Siento lo que te ha ocurrido, es horrible ver tu casa inundada espero y deseo que pronto esté todo seco y en orden.Esa escapada y descanso te va asentar muy bien.Besotes

    ResponderEliminar
  2. Jo...
    Una escapada bien merecida.
    Sin duda.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Pues te has ido a otro sitio con bastante agua, je,je.

    ResponderEliminar
  4. CHARO: gracias amiga...por suerte ya no hay olores desagradables. Hoy viernes de mañana me quedé en casa pues hay anunciada otra tormenta, así que por las dudas estoy atenta. Besos grandotes.
    TORO SALVAJE: Hola Torito bravo, esto no fue nada, en algunas calles el agua montó coche sobre coche y en casas las heladeras y demás enseres flotaban con metro y medio de agua. Fue tremendo.
    Gracias por estar siempre. Besos.
    TAWAKI: Jajajaja... sí que tienes chispa! No lo había notado, pero esta vez no tenía el agua a las rodillas. Estamos esperando otra tormenta que espero no sea inundación. Besos grandotes.

    ResponderEliminar
  5. Meenos mal que han sido molestias pero nada dramático. Espero que no vuelva a suceder.

    Pero aunque tú lo cuentas con toda la naturalidad, la verdad, es que impresiona.

    Lo que ha sido muy inteligente ha sido tu escapada, ese descanso, el alejamiento del problema porque es verdad: "Ojos que no ven, corazón que no siente"

    Espero con interés que nos cuentes el resto de la exccursión.

    Un abrazo muy fuerte, mi querida amiga.

    ResponderEliminar
  6. FRANZISKA: No creas que estoy muy tranquila, hoy no pasó nada, pero igual ahora todos miramos al cielo y estamos pendientes del pronóstico. En el centro hubo otra vez inundaciones, no así por aquí. Ya dejé todo arriba, por las dudas... solo los cajones en su lugar,
    Gracias Franziska. Besos grandotes.

    ResponderEliminar
  7. Siento lo de la inundación, querida amiga, pero veo que te lo tomaste con " sabia filosofía" muy de admirar , por cierto. Dejas constancia con tu "reportaje gráfico". Limpias y recoges (árduao trabajo) y despues te tomas un "respiro" dando un maravilloso paseo. Así se hacen las cosas!!!!!
    Sabes que yo también hice ese mismo recorrido por el río Tigre cuando estuve en Buenos Aires? Me encantó y ahora tú propicias que regresen los recuerdos y vuelva a vivir aquellos bellos momentos. Gracias.

    ResponderEliminar
  8. CONCHI: Luego siguió en San Isidro...
    Gracias a ti por pasearte por el blog.
    Besos, no sabes cómo te extraño...

    ResponderEliminar

Me alegra tu visita. Gracias.