Seguidores

27 junio 2011

PASEADORES DE PERROS.

Este es Rubén un jóven universitario que durante las mañanas pasea perros por mi barrio. Me explica que hay una gran comunicación entre SUS perros y él, no me extraña es cálido, cariñoso y paciente.



En la ciudad hay lugares donde sueltan por tandas a los perros, no así por mi barrio. Estas fotos las tomé el día del animal, imagino que los animales se contagian de la tranquilidad de su paseador y esperan pacientes en el semáforo.
Otra tomada el mismo día, pienso si les habrán regalado algo.
Otro paseador, este a buen ritmo, como verán los perros pasean contentos aunque sean de distintas razas... ¿irónico verdad? Pero cierto: ellos conviven mejor que nosotros.

No se imaginaban que esta pequeña muchacha fuera capaz de dominar también a varios canes ¿o si? Les cuento que he visto a otra haciéndolo muy tranquila montada en su bicicleta, no me dio tiempo a fotografiarla.
Este con pinta de recio también debe tener un corazón tierno, pues como verán en esta y en la otra foto lleva varios canes y todos de lo más tranquilos
Lo que les dije, y además vean como posan para mí los y las coquetas.






Ruben terminando su tarea. con esta que mira la cámara.



Él me cuenta que se cobra entre 10 y 15 pesos la hora, según el perro y su comportamiento.



Además los aceptan si se integran si no no, puesto que son varias las cosas que tienen que tener en cuenta. Éste no quiere saber nada de paseos ni ataduras, vive su vida frente al Parque Rivadavia, vaya a saber con qué sueña.



Extracto algunos detalles del reglamento de los paseadores de perros en la Ciudad de Buenos Aires:




La credencial tiene un año de validez, debe renovarse dentro de los treinta días corridos anteriores a la fecha de vencimiento, en caso de no renovarse la misma caduca.
El titular de la credencial debe llevarla consigo en todo momento en que desarrolle la actividad, junto con la documentación que acredite su identidad.
Para renovar la credencial debe presentarse un certificado de libre deuda de infracciones, emitido por la autoridad competente. En caso de robo o extravío de la credencial, debe presentarse la siguiente documentación:
- denuncia policial que acredite el robo o extravío
- libre deuda de infracciones emitido por la autoridad competente.
La credencial reemplazante tendrá el mismo plazo de validez que la credencial original, teniendo en cuenta la fecha de expedición de ésta.

Al inicio de cada mes, el paseador de perros deberá completar un parte mensual, en donde conste el nombre, apellido, domicilio, tipo y número de documento, teléfono y firma del propietario o tenedor del perro. El paseador debe llevar consigo esta documentación complementaria en todo momento en que desarrolle la actividad (junto con la credencial).

Todas las personas que pasean perros (en forma lucrativa o no) tienen las siguientes obligaciones, vinculadas con la noción de "tenencia responsable":
- los animales domésticos deben ser conducidos mediante el empleo de correa y collar.
- deben recogerse las deyecciones de los animales con una escobilla y una bolsita.
- no atar los animales a árboles, monumentos, semáforos, postes o cualquier tipo de mobiliario urbano.
- los perros solamente podrán permanecer en el espacio público sin el empleo de rienda o collar cuando se encuentren en los lugares exclusivamente autorizados para el uso de animales domésticos (por ejemplo, caniles).
- si se pasea a más de tres perros en forma simultánea (aún cuando los animales sean propios), es necesario inscribirse en el Registro de paseadores de perros.
- los paseadores inscriptos en el Registro no pueden llevar más de 8 perros a la vez.

Hasta aquí mi breve reporte sobre una de las formas de trabajo comunes entre los estudiantes y jóvenes.

22 comentarios:

  1. me encanto hay que tener mucho cariño y paciencia para paseare los perritos
    las fotos estan hermosas y los canes para que decir un amor , saludos Marisol.

    ResponderEliminar
  2. Ahí hay más de uno que supera ampliamente el máximo de 8 perros. Me hizo gracia que uno deba inscribirse en el registro de paseadores si tiene más de tres perros propios y quisiera pasearlos simultaneamente.
    Yo tuve un sólo perro, de raza pequeña, tranquilo en lineas generales pero bastante calentón y como buen benjamín, bastante malcriado. Siempre pensé cómo haría si lo mandaba con un paseador: por un lado pienso que hubiera violado a todos sus compañeros, o por ahí estos lo hubieran puesto en vereda... y después tenía que juntarlo con cucharita!
    A mí siempre me sorprende cómo en general se portan bien tantos perros juntos. En mi edificio hay uno que es un malcriado terrible, con un caracter bastante podrido, pero con la paseadora no se puede hacer el gallito.
    Al margen, me trajiste un recuerdo de mi infancia, cuando yo era chiquita pensaba que los paseadores eran dueños de todos esos perros, y a mi hermana y a mi, que no nos querían comprar uno, nos parecía que esa gente debeía ser la más afortunada del planeta... es que tampoco entedíamos por qué si uno tenía la fortuna de tener perro no quisiera pasearlo, si es la parte más linda...
    De más está decir que hoy opino totalmente al revés, jaja

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Los animales se adatan a cualquier circunstancia que disponga el hombre, saben respetar, es el animal más fiel, la verdad, tengo tres y con el paseador se portan mejor que con los dueños jajá, seremos demasiados mimosos con ellos pero se lo merecen, preciosas fotos, me gusto saber cómo son las reglas en buenos aires.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Rosa Mª!
    Esta vez hemos coincidido en el post en cuanto a su protagonista, es decir, el perro, aún cuando los temas sean distintos.
    Me ha gustado conocer tantos detalles sobre esta profesión que les sirve a los jóvenes para poder ganarse un dinero.
    Desconocía que estuviera tan reglada, con toda esta serie de normas necesarias para poder pasear a los perros sin problemas de incursiones de la gente hacia ellos.
    Muy buena y sosegada la actitud de sus paseadores como muy bien comentas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. MARISOL ARANCIBIA: Eso es lo que ví en ellos y ellas, algunos más que otros, pero todos con cariño y paciencia. Un abrazote.
    LOLA: Pues sí, también yo conté mas, aún así, iban tranquilos, tu lo viste. Me encantó lo de tu perro y más lo de tu infancia,una tiene percepciones que hoy nos causan ternura y gracia. Besos.
    MEDIANOCHE: qué trabajo y qué placer tener tres perros. Suele suceder que tanto los perros como los niños respeten más a los de fuera. Beso y gracias por tu visita.
    CLARIANA: Qué rápida para venir a visitarme, gracias. Si que es bonito verlos, me encanta salir temprano, tipo 8 a 9 por eso. Te saludo con cariño.

    ResponderEliminar
  6. de vuelta por aquí respondiendo a tu pregunta; los cactus se riegan muy poco en invierno, pero yo no los rocío, sino que mojo un poquito la tierra, pues hay que dejarlos en reposo para que así, cuando llegue la primavera y el verano se favorece la floración, tampoco en invierno se abonan y hay que protegerlos del frió y las heladas yo los tapo con papel y luego los cubro con con un plástico, ademas cubrirlos de la lluvia excesiva. espero te sirva esta información,
    un abrazo Marisol.

    ResponderEliminar
  7. Hola Rosa Maria: Me ha causado una gran alegría ver tu comentario. Hace mucho tiempo que nos visitamos.
    Ete post me ha gustado por la información que dejas del cuidador de perros. No estoy acostumbrada a ver esta imagen de canes de la mano de una sola persona. Al menos yó que no salgo de casa.
    Deseo que te encuentres bien. ¿estás en Argentina? verdad.
    Un beso con todo cariño.

    ResponderEliminar
  8. MARISOL ARANCIBIA: Gracias amiga, opté por ponerlos bajo un alero, aunque allí el sol les llega sola media hora. Yano los rociaré más. Tu blog es un placer para la vista y más los que somos cactuadictos.
    JOSEFA: tardo en visitar pero cuando lo hago leo todos los atrasados y los disfruto un montón, especialmente en tu blog. Gracias amiga de hace años, antes en La Coruña, ahora en Ramos Mejía en Argentia, junto a mis familia, feliz, aunque estoy repartida pues sabes que se exraña un montón a los amigos y también la tierra y el mar, ese aroma inconfundible de Coruña. Besos y gracias por venir.

    ResponderEliminar
  9. hola, de nuevo por acá, interesante toda la documentación que le piden a los paseadores de perros, yo pensaba que era solo sacarlo y cobrar su dinero.
    buenas fotografías!!!

    saludos!

    ResponderEliminar
  10. cArlosmXaX: Gracias amigo, me alegro que te gustara. Un abrazo.
    ELENA BRAVO "ELENA DE SAN TELMO": gracias por tu visita y tus conceptos.Tu blog y tus fotos son una maravilla. Besos grandotes.

    ResponderEliminar
  11. Rosa, siempre me fascinaron los paseadores de perros de Buenos Aires, los hay incluso con camionetas que llevan los perros a Palermo, y los hay como los que muestras en las fotos. No se si hay algo así en otra ciudad, pero a la nuestra le da caracter. Creo que eso y los quioscos de flores en tantas esquinas son algo así como símbolos de identidad, además de otros...
    Lindo reportaje y qué interesante saber que está legislado...
    Besos
    Miri/Myri

    ResponderEliminar
  12. perdón Rosiña, falta un acento, el de carácter...

    ResponderEliminar
  13. Hola, entré a este blog de casualidad y vi las fotos de los perros y paseadores, y no pude evitar comentar. Porque yo también paseo perros y, no se como explicarlo, me emocionó, digamos.
    Leí todos los comentarios y sí, es cierto que el perro respeta mucho más al paseador, pero es porque el paseador tiene la necesidad de poner muchos más límites que el dueño y, por lo general, está más capacitado. Es una cuestión de sicología, el perro ve al paseador como un "líder de manada", y lo respeta.
    Muy lindas las fotos.
    Felicitaciones al fotógrafo.

    Carolina

    ResponderEliminar
  14. MIRI/MYRI: me alegró leerte por aquí, gracias y besos grandotes.
    CAROLINA: un gusto que sea justamente una "paseadora de perros" la que me visite, me parece una tarea enternecedora, interesante y necesaria, pues los perros caminan y están entre ellos.Tus aportes son muy importantes. Gracias por pasar por aquí, te espero cuando gustes. Un abrazo cariñoso.

    ResponderEliminar
  15. Hola. Desde la última vez que comenté quise volver a entrar al blog pero no lo encontraba. Gracias por tu respuesta y perdón por la tardanza.
    Me encantaron las fotos.
    Pasear perros, al menos en mí caso, no es sólo un trabajo, es un estilo de vida.
    Me levanto temprano y salgo a hacer ejercicio en compañía de mis amigos. Los quiero mucho realmente, y ellos disfrutan tanto como yo de salir a pasear.
    A veces los paseo a pie y otras, en bici. Yo vivo en provincia y por eso puedo llevarlos al río por la tarde. Les encanta ir y jugar entre ellos. Tengo algunos que son medio vagos, y prefieren dormir a la sombra, y otros simplemente mimosos, piden abrazos todo el tiempo.
    Es un trabajo maravilloso. Lo amo.
    Sin embargo no todo es color de rosa. Algunas veces pueden pelearse y es un momento muy difícil de llevar si uno no tiene la "pasta" necesaria, sobre todo si son perros grandes y pesados.
    Más allá de eso, mi trabajo me dio muchas alegrías y buenos momentos. Y estoy feliz de poder dedicarme a lo que me gusta realmente: los perros.
    Gracias por lo que escribiste, fue muy lindo.
    Te mando un saludo y espero que estés muy bien.

    ResponderEliminar
  16. CAROLINA: qué alegría volver a leerte! Interesante tu aporte, imaginé que algo de eso habría. Gracias por venir, un abrazo y feliz año 2012. Me olvidé de decirte que las fotos son mías, hechas con celular y muy casuales.
    Beso. De qué localidad sos?

    ResponderEliminar
  17. Hola. Ahora guardé la dirección del blog para poder entrar de vuelta. Soy de Olivos (partido de Vicente López), que es la zona norte de la provincia. Y vos?
    Hice un blog hace unos días, todavía está en construcción, pero voy a poner fotos de los perros que paseo.
    feliz 2012 para vos también.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  18. Hola pasé por tu blog, y veo que todavía no lo empezaste. Andá a la entrada principal del mío y un poquito más abajo verás que también me gusta el rock que por supuesto bailo con gusto.Estoy en Ramos Mejía.
    Beso.

    ResponderEliminar
  19. Sí, es que antes tenía dos blogs, pero cumplieron su etapa. Por eso armé uno nuevo. Lleva tiempo pero le dedico mis ratos libres.
    Tengo muchos amigos por Ramos, las fotos de los paseadores son por ahí también?

    ResponderEliminar
  20. Me olvidé de decirte que en provincia, la actividad del paseador no está regulada. No se requiere carnet, ni exámen sicológico, ni tenés límites de perros por paseador. Yo hago varios turnos de 8 perros como máximo, salvo uno de los de la tarde, donde tengo 16 a la misma hora y me acompaña un amigo. Por día saco alrededor de 25 perros, más los 8 que pasea este chico.
    Y no es nada fácil.
    Llegué a tener al mismo tiempo 24 perros, en una época. Pero con el tiempo me dí cuenta que trabajaba más en 3 horas con 24 perros, que en 5 horas en turnos de 8. No se si me explico.
    Es muy complicado moverse en la calle con tantos animales, y tener cuidado de que no les pase nada ni se peleen. Uno tiene menos control sobre la situación. Por más que seas el mejor paseador no es sano ni para los animales ni para la salud mental de la persona que los lleve.
    Siempre terminás poniendote nervioso porque uno tiró para un lado, otro ladra y desestabiliza al grupo, y siempre termina en peleas.
    Me gusta trabajar tranquila y ordenada, ya que los perros perciben la energía que tengas. Si uno está bien, los perros van relajados.
    Los cambios de ánimo afectan mucho el paseo.
    Perdón, podría pasar horas hablando de de la sicología de los perros, su comportamiento, mi trabajo en general. Suele pasar cuando uno ama lo que hace con el corazón.
    Gracias.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno todo lo que pones, muy interesante... Mira en qué fecha lo leo, pero nunca es tarde verdad? Un abrazo grandote.

      Eliminar

Me alegra tu visita. Gracias.