Seguidores

11 octubre 2009

EL SENTIDO DEL HUMOR

Sociólogos de la Universidad de Yale consideran que los niños y los jóvenes no reciben suficiente instrucción para ejercitar el humor; que su sentido de la comicidad sólo les alcanza para reírse con Los Tres Chiflados, y que por eso degustan un humor primario, el de las tortas de crema y el de los porrazos, sin connotaciones intelectuales.


"El sentido del humor y la virtud de reír -dice el sociólogo y psiquiatra británico Goffrey Dickinson- distinguen a la criatura humana de cualquier otra, ya que esas son condiciones que acreditan una inteligencia superior." De hecho, consideran desconfiable al político que privilegia el ceño abrupto y el enojo perpetuo y que pretende ganarse el favor popular ofertando muecas de fiereza.

Deduzcamos: si un político es capaz de vociferar "¿Estás nervioso, Clarín ?", y tal frase condensa su máxima aptitud para resultar gracioso, es notorio que a este hipotético fulano le escasea el sentido del humor y que tal vez acabe siendo políticamente desconfiable.
Por medio del humor se apuntala la salud emocional de los enfermos que sufren internación en unos cuantos hospitales de la Argentina (en Resistencia, Salta, La Plata, Bahía Blanca, Rosario y Neuquén, por ejemplo), un recurso terapéutico que también beneficia, en la Capital Federal, a los pequeños pacientes del Hospital de Pediatría y de la Casa Cuna. Los médicos aseguran que el estímulo jocoso permite superar graves patologías, amén de establecer una corriente de afecto que no consigue la palabra severa, por sabia que sea.
A propósito, los psicólogos lacanianos coinciden en este aserto: si un político presume de monje negro, vaticina un apocalipsis inminente y se revela involucrado en la manía de tirar malas ondas, esos síntomas quizá indiquen insatisfacción sexual, o bien constituyan un resabio de neurosis fóbica.
Los doctores del Centro de Logoterapia y Análisis Existencial, dependiente de la Universidad Católica Argentina, destacan que el cultivo del buen humor logra despejar obsesiones, diluir miedos y reducir enojos a su justa medida. Un gracejo bien temperado logra el milagro de la autocrítica jubilosa, y hasta permite encontrar regocijo en el humor negro.



LES DEJO UNOS SEGUNDOS DE BUEN HUMOR:



Una persona va a una pajarería a comprarse un perro.

- Por favor, ¿este perro tiene pedigrí?

- Por supuesto.

- Y ¿es inteligente?

- Ya le digo.., dentro de una semana le habrá enseñado a ladrar a toda su familia.

- Y ¿es fiel?

- Huy, ese es su punto fuerte; lo he vendido veinte veces y siempre ha vuelto conmigo.

Esta es Nina... imagen cedida por Pedro y Ady

11 comentarios:

  1. Voy a ser el primero que te felicite por tu magnífica consideración sobre la risa y el humor. Cuanta razón hay en todo ello. Y muy buena la postdada canina.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hay una magnífica película "En busca del fuego" de Jean Jacques Annaud, en la que recrean el nacimiento de la risa.

    Se podría decir que el buen humor permite encontrarnos a nosotros mismos.

    Saludos cordiales
    Maria

    ResponderEliminar
  3. Que no nos falte nunca el humor, el buen humor.
    La risa es algo grande y el amor a los animales también.
    Se notan las mariposas de tu corazón.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  4. FERNANDO: Gracias amigo, aunque el texto es copiado. A que la foto es preciosa? Besotes.
    MARÍA: Tomaré en cuenta la película para verla. gracias por venir. Un abrazo
    FONSILLEDA: Gracias por tu cariñosas palabras siempre. Tu corazón también es alegre. Besos... muchos.

    ResponderEliminar
  5. Ja,ja,jajjj pues el chistecito se las trae, yo por lo menos he sonreído ;)
    La verdad es que es triste un mundo sin risa y hay veces que con tantas preocupaciones nos olvidamos de "cultivar" este don.
    Respecto a tus preguntas sobre los cactus..yo no se que sol tendréis por allí, si es cierto que los cactus necesitan sol para crecer fuertes y sin enfermedades y que sus espinas sean resistentes. Un exceso de sol los podría quemar a las especies más sensibles ¿cómo saber cuándo es excesivo? pues observando las plantas día tras día, asi aprendes a conocerlas.
    No hace falta poner tantas piedras, yo las tengo como decoración y para que al regar no se manche mucho de sustrato.
    Yo prefiero tenerlos solos, crecen mejor que haciéndose la competencia con otros. Besos :)

    ResponderEliminar
  6. Siempre he creído que un buen sentido del humor es síntoma de buena salud mental y de inteligencia.

    ResponderEliminar
  7. TERE: gracias por venir a visitarme y por los datos. Un beso
    MARIALE DIVAGANDO: Querida amiga si que llevas razón, besotes. Gracias por estar siempre aquí.

    ResponderEliminar
  8. Es sumamente importante no sólo para curarse de algunas patologías, sinoptambién para no caer en ellas.

    Hoy mismo estaba pensando que hace falta un canal de Tv de humor, para uno divertirse y reírse a cajas destempladas, que es muy sano.

    Saludos.

    Juan Antonio

    ResponderEliminar
  9. Valoro mucho el sentido del humor de las personas.Tendríamos que tener el suficiente sentido del humor cómo para saber reirnos de nosotros mismos y así poder reirnos con los demás.

    ResponderEliminar
  10. Que comico el perro, es divertido.
    Difrutalo, son bueno copania.

    ResponderEliminar
  11. JUAN: muy acertado lo que pones. Y eso de poner un canal de TV de humor,me parece genial, siempre que no se caiga en lo chabacano pues es lo fácil en estos tiempos.
    Me alegra tu visita. Gracias.
    CHARO: así es querida amiga, un abrazo cariñoso y gracias por pasarte por aquí.
    CONVERSACIONES DE TODO: gracias amigo por visitarme. Sí que es bonito el perro pero es de unos amigos de España. Besote.

    ResponderEliminar

Me alegra tu visita. Gracias.