Seguidores

03 febrero 2009

CUIDEMOS A NUESTROS HIJOS, SON LO ÚNICO QUE TENEMOS. (Estas fotos pueden molestar pero es lo que hay)

Respondiendo específicamente a una nota de La Nación que comenta el problema de niños con coma etílico en edades que abarcan desde los 9 años en adelante internados por ese motivo en grave estado, me pregunto si los padres controlan la compra de alcohol o los indicios de una incipiente adicción al alcoholismo de sus hijos.
Ese es el PRIMER eslabón.
SEGUNDO: el ejemplo, recomendaciones y control que tenemos la obligación de ejercer sobre los niños (9 años) o adolescentes a nuestro cargo.
El control moderado y coherente tiene que ser ejercido ya que el niño no puede protegerse y no hablo de sobreprotección, sino de un seguimiento de sus conductas, lo mismo que si estuviera por caerse en un precipicio y uno grita para evitar el paso siguiente que lo llevaría a la muerte.
Un coma etílico ya es un comienzo hacia la muerte de muchas neuronas, si es que sale de él y no lo lleva al fin considerando edad, estado físico y condiciones del mismo.
TERCER ESLABÓN: La prohibición de venta a menores, no es suficiente pues estos, lo hacen comprar por los mayores con los que luego comparten.
Es un estilo de vida que adoptan y que tendría, ahí si, que ser comprobado por LA POLICÍA, ya que es notorio que andan con sus "bolsas" caminando por la calle como si nada y que los menores tendrían que ser remitidos a sus hogares., reforzando así un UN DEBER DE SUS PROGENITORES y que alertaran a éstos o tomaran las medidas si no son capaces de ejercer su paternidad con responsabilidad.
Otro problema: No alcanza la policía para tantas cosas que pasan en diferentes sectores.
UN PROBLEMA TRAE OTRO:

¿Quién puede asegurar que esa noticia que nos aterra por los medios de comunicación no sea realizada por nuestro propio hijo?

19 comentarios:

  1. Empezaría por llevar presos a los padres.

    Porque lo de hechar las culpas a otras es figurita ya gastada ¿no?

    Cariños

    ResponderEliminar
  2. Es terrible. Eso está pasando con la juventud en muchos países pero que sea a los nueve años, es ya muy extrema la circunstancia y tan preocupante como para tomar medidas. Tiene toda la razón.

    ResponderEliminar
  3. Rosi querida!!!

    LIMITES, LIMITES Y LIMITES

    o será que hay a "quién o quienes" les convenga que vayan desapareciendo generaciones de jóvenes ???????

    Yo sabría como poner PUNTO FINAL !!! Y SEGURAMENTE VOS TAMBIÉN SABRÍAS

    Besitos de Eli

    ResponderEliminar
  4. Rosa María.: gracias por tu visita, espero que sigamos en contacto. Muy interesante las entradas sobre cómo cuidar el medio ambiente y ésta, coincido plenamente con tu aviso, debemos cuidar nuestros hijos, a mi también me aterra salir por la mañana un fin de semana y encontrar chiquilines en un estado de embriaguez que sorprende. Los padres deberíamos tomar conciencia y controlar a nuestros hijos, no esperar que lo hagan los demás o el estado.
    Por otra parte, muy lindo tu blog, me encantaron las camelias, tengo de varios colores, es una flor muy bonita y también me gustó la cantidad de recetas, seguramente debes ser una buena cocinera, yo renuncié a la cocina hace años, debido a mis horarios de trabajo, pero a mi hija le gusta bastante.
    Un gusto conocerte.
    Besos. María Rosa

    ResponderEliminar
  5. Interesane y edificante post. Hay que hablar de ello una y otra vez. Tenemos que tomar conciencia del problema, silenciarlo no conduce a nada, como a nada conduce callar ante cualquier otro tipo de situación que requiera intervención y cambio.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  6. ABUELA CIBER: Es así, parece que hay una generación permisiva, que hasta tiene miedo de poner límites, y no hablo de grandes castigos, sino de límites que tienen que empezar de pequeñitos.
    FRANZISKA: Desgraciadamente habrá más de lo que leemos, pues hay padres que transmiten a sus bebés esa necesidad de beber desde el vientre, y he visto fotos de bebés alcoholizados. El mundo está al revés.
    ELIDE DIEGO: es así, no sé si habra intereses en cuanto a ello, pero que hay mucha desidia, sí, estoy de acuerdo.
    MARÍA ROSA: lo mismo digo, estuve paseando por tu blog y admirando tus trabajos, justamente te ponía que visites el de mi anterior amiga: Elida de Diego, pinchando en su nombre llegás y te encantará. Además al estar en lo mismo podrán intercambiar ideas.
    Lo de las camelias en Galicia es una gozada, es increíble que haya tanta belleza y que algunas personas (y ya hago referencia al post de preservación del medio ambiente),no se preocupen de cuidar un poco más todo lo bello y útil e imprescindible que tenemos.
    FONSILLEDA: querida amiga, es así,los asistentes sociales y el periodismo tendrían que meterse un poco más, escarbar, sacar a la luz, son los que están más cerca para cumplir una misión que haga recapacitar, hay tantos noticieros repetitivos y repetidos,compiten para dar una noticia y parece que ninguno quisiera escarbar y tener la valentía de poner sobre el tapete estas cosas, salvo lo morboso de la situación.
    A TODAS: GRACIAS POR VENIR Y APORTAR SUS VALIOSAS OPINIONES

    ResponderEliminar
  7. Hola Rosa María!

    La dinámica del mundo actual limita a los padres a realmente cultivarle valores perecederos a los hijos.

    Ya hemos aprendido que restringirles la libertyad no es sano, a la vez, darles mucha libertad tampoco. Este problema empieza en nuestra casa, en nuestros valores y en la concepción que cada quién en la pareja tienen de la disciplina, el orden y la educación.

    Si los padres chocan en esos aspectos, el problema repercutirá en los hijos. Es probable que a la vez, los padres hayan tenido distintos valores y experiencias en su niñez y ello pueda causar en nuestros hijos la idea autodestructiva de escapar en el alcohol o las drogas.

    Pero todo el círculo social es culpable, ya que los padres no tenemos la culpa que el alcohol sea tan lícito cuando es tan dañino, y solemos tomar los adultos sin reparar en lo que los jovenes o niños absorben.

    La droga en cualquiera de sus manifestaciones es prohibida, sin embargo, en donde más se prohibe más se consume. Entonces es una batalla que se ha vuelto terrible.

    Nuestros hijos hoy más que nunca pueden sufrir las graves consecuencias de un mundo alcoholizado y drogado. Es la locura de vivir en medio del asedio y la corrupción humana, en donde los valores de la familia se encuentran en alto riesgo de desaparecer.

    Al hombre no se le debe dar mucha libertad, pero tampoco se le puede restringir toda. Hay que enseñarle a pensar y que sepa que cualquier decisión en su vida lo va a afectar para bien o para mal.

    Buen artículo, en un tiempo necesariop. Saludos fraternales a ti y tus lectores.

    ResponderEliminar
  8. El tema de la infancia abamdonada, desprotegida, me carcome el alma, es un tema de políticas de estado, si los padres no se ocupan alguien lo tiene que hacer, no puede haber chicos en la calle mendigando, drogandose, durmiendo en cualquier parte, no se puede mirar para otro lado. Excelente post, te dejo mi cariño y respetos, tía Elsa.

    ResponderEliminar
  9. Siempre estoy con lo mismo, porque creo que un hijo se puede descarriar, pero NO A LOS NUEVE O DIEZ AÑOS!!!!! A esa edad, sinceramente culpo más a los padres que al niño en sí, pues él descubre un mundo diferente, nuevo, peor o mejor, pero nuevo y evidentemente le atrae. Pero si no tiene unos padres ahí que de forma justa digan NO, y también se molesten en controlar donde va, con quien va, qué hace y además a qué hora ha de estar en casa, entonces no culpemos a la juventud sino a quienes pasan de hacer lo que deben porque el niño ya sabe cuidarse solo, Y UNA PORRA!!!

    ResponderEliminar
  10. ROBERTO LONE: La dinámica del mundo actual no justifica la incompetencia de los padres, la "comodidad" del "dejar hacer", el miedo a decir NO,
    Los padres no tienen la culpa de la venta de alcohol, pero sí del "no darse cuenta de la situación de su hijo". Tu opinión es muy válida, pero aquí los asistentes sociales y las autoridades tendrían que tomar cartas en el asunto para encaminar esa responsabilidad o que alguna asociación se haga cargo del niño.
    Que no es un caso único, y no voy a hablar de droga, sino de alcoholismo. Todo en su área correspondiente. Tenemos que unirnos para exigir un control sobre el tema. Gracias amigo por tu valiosa colaboración.
    FUGAZ: Redondeaste mi idea completamente, tu aporte se suma a los valiosos comentarios anteriores, gracias amiga mía.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. TÍA ELSA: Tal cual lo expresás, a ver si puedo contactar con algún periodista que desde su lugar "pinche" para ver si así se toman medidas más serias, pero no desde el morbo sino desde una crónica clara que abra un poco las conciencias y fomente seriamente la forma de encarar este problema del alcoholismo en los niños y adolescentes.

    ResponderEliminar
  12. Es lo único que tenemos. Lo único que realmente vale la pena y que hemos de cuidar sobre todas las cosas.

    Hay padres que no merecen serlo.

    Claro que puedes quedártelo, faltaría más.

    :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Hola Rosa María,

    como leeráa al principio, digo que los valores vienen desde la casa o el hogar "La base de la sociedad".

    No se puede ni quiero justificar en nada. Hay que hacer algo, estoy de acuerdo. Primero, entender que el alcohol es tan dañino como cualquier droga lo es. El alcohol es mayor causa de muertes por violencia en el hogar, accidentes de tránsito, peleas callejeras y por salud mental o física, pues es lícito y eso ayuda, no justifica, a que los padres tengamos menos refuerzos para luchar en contra de eso.

    A pesar que el alcohol se debe tratar separado a las drogas, casi siempre los niños y jovenes que los consumen lo hacen por las miles de mismas razones. Pero culpar a los padres 100% es injusto, ya que este es el resultado de una sociedad adulta irresponsable en donde los más debiles caen.

    Pero lo más importante es accionar e informarse bien para ir al tronco del problema.

    Saludos1

    ResponderEliminar
  14. Jo, Rosa Maria, a mi estas terribles verdades me estremecen...soy madre de un preadolescente ...y, aunque lo estamos educando con toda la sensatez posible y por supuesto mucho amor...quien me asegura que cuando empiece a salir por ahí con sus amigos no caiga en esta tendencia actual...!ojala empleé el sentido común! ojala.

    Creo que muchos de nosotros, los padres y educadores, estamos solos ante los gobiernos...ellos son los que pueden erradicar este consumo.

    Un saludo y felicidades por esta entrada, a veces la verdad de lo que ocurre no se quiere ver.

    ResponderEliminar
  15. GRACIAS AMIGOS Y AMIGAS: Sus palabras enriquecen el post con su equilibrio, demanda y entendimiento. Gracias

    ResponderEliminar
  16. Todo lo que conlleve a corromper a los menores debe ser muy vigilado y castigado.
    Muy buen post.
    Gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  17. jajaja, estoy todo este mes en la costa, estoy con compu e internet portatil, estoy tratando de disfrutar a mis nietos que no se cuando los voy a volver a ver. En esta lugar de la costa , por suerte son todas familias con chicos, jovenes solos no hay, la culpa es pura y exclusiva de los padres, pues no ponen limites y mejor me callo, te mando un abrazo y beso , gracias por visitarme

    ResponderEliminar
  18. JOSEFA - TERESITA: Gracias por sus aportes, sé que es un tema arduo y con varios enfoques, pero hay que luchar aunque sea con las letras. Tal vez lleguen a alguien que tome una iniciativa eficaz y positiva. Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Muy triste y muy real eso pasa cada vez mas, pero es de esperarse hay muchos chicos que se crian solitos por las ocupaciones de los padres, en las esquinas ya no hay potreros ni el club del barrio tiene juegos para niños, que les queda la TV o navegar el internet, si lo hacen sin supervision puede ser malo y no nos olvidemos a grandes y chicos la soledad trae depre, muy triste.

    Besosssssssssss

    ResponderEliminar

Me alegra tu visita. Gracias.