Seguidores

09 diciembre 2007

ALGODÓN DE AZÚCAR




La vi entrar, alta y delgada,
en su cabeza un batido
como de algodón de azúcar
pero tirando a amarillo.

Una sonrisa esbozó
con su boca botulínica,
que por el grueso pensé:
¡Recién sale de la clínica!

Con sus uñas puntiagudas
revolvía las revistas,
los ojos de un todo verde
sólo los chismes leían.

Tocó el turno de lavarle,
su amor propio estaba herido,
en la silla se achicó
cual pollo recién nacido.

¡Menudos ruletes eran
los que la chica ponía!
¡La misma Torre de Pisa
su cabeza parecía!

Lo malo fue el secador,
¡Qué el diámetro no les daba!
Empujando a cuatro manos
pudieron por fin entrarla!

La boca se abrió impaciente
cual rojo culo de mono
que en el zoológico vi
siendo yo una adolescente

Pagué, saludé y me fui,
aunque me hubiera gustado,
estar otro poco allí
para ver el resultado.

Se iría, alta y delgada
en su cabeza el batido
como de algodón de azúcar,
pero tirando a amarillo.

5 comentarios:

  1. He recibido un correo y creo que ya publiqué algo parecido:
    Por favor pincha aquí
    Espero que no lo perforen.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Muy buen ritmo, me gustan los algodones, los colores, la musicalidad, tus versos, un beso Rosita hermosa y estamo siempre en contacto...

    ResponderEliminar
  3. q cosa mas bonita...por cierto, a mi hija le encanta el algodon de azucar...un placer estar en tu blog, gracias por visitar uno de los mios, un saludito, su

    ResponderEliminar
  4. Precioso Rosita: Un poema bien construido, gracioso y "dulce"
    Fer.

    ResponderEliminar
  5. Hola Rosa María: Soy Homero de Nicaragua. Recibí tu visita y comentarios en mi blog "Recetas de mi abuela" y te he enlazado como amiga cocinera. Me alegra que te haya gustado la receta del "arroz aguado" nicaragüense. Es muy rico de verdad; bueno para muchas ocasiones. Regresaré a tu blog con un poquito mas de tiempo para leerte y comentarte. Muchas gracias por tu amistad. Un abrazo. H.

    ResponderEliminar

Me alegra tu visita. Gracias.