Seguidores

13 abril 2007

¿Creen en las casualidades?

CASUALIDAD, CAUSALIDAD = EFECTOS

Pues hete aquí que les voy a contar una pequeña historia que seguramente se repetirá en muchas partes del mundo que imagino, en vez de redondo, como una gran mesa de billar donde las bolas se entremezclan, se golpean, se unen, se rechazan..., que les puedo decir que la mayoría no sepa de este apasionante deporte.
Si a esto agregamos que las hay de distinta clase (las bolas) es decir, rayadas, lisas, y de diversos colores, incluídas la negra y la blanca, la cosa se hace más variada y más semejante aún, a la interacción de los seres humanos. Espero que hasta aquí vayan captando la idea.
No me olvido de la mágica batuta, es decir: el taco. Éste orienta lo mejor posible a las bolas, aunque a veces falla, o las hace saltar, y también les hace encontrar un camino bueno, por carambola, o no.
Asumiendo reglas y sanciones como los humanos, ellas vencen si se aúnan a pesar del color, es decir la raza, aunque curiosamente lo hacen alineadas en un lugar específico; la buchaca o tronera.
Causas que en ese momento me parecieron ajenas me llevaron a conocer a Myriam, que rebotó suavemente conmigo y me empujó hacia Gabriela y Mario, (les di de pleno, seguramente todavía les duele el rebote) Bien, en la mesa de Letras Virtuales conocí entrañables bolas, digo personas, que no sé si eran rayadas o lisas, tampoco me fijé en el color, (ni me interesa).Allí di con Lola, volví a Myriam que con otro toque me envió a Gonzalo. Escuchando sus clases de Rock, quedé agrupada con Marimar, Conchita, Pilar, Inés, y Jorge . Todos me tocaron y fui a rozar a Pachuli, donde otras hermosas bolas me rodearon, Amparo, David y Marcelo. A esta altura quedé yo tan emocionada de conocer tanta variedad que me quedé un poco inmóvil en el tapete de la vida; verde (¿siempre esperanza?)
Pero se volvieron a mover en el fino tapiz de Letras y Escritores nuevas personas que golpearon mi corazón, a estas no las nombro porque no me quiero extender. Inclusive, algunas de las que rozaron mi bola rayada, traían adosadas partículas de su vida personal que también sentí como llegaban a mí por interpósita persona.
¿Que me estoy saliendo del tapete? No, tranquilos, aquí viene la causa y también el efecto. Pues el palo de la vida golpeó en el hermoso corazón de Rowena, que desde Perú vino a dar en Lola, luego en Myriam, y después en mí, e hizo pleno en todas cuando llegó a Galicia. Las bolas se alinearon toditas como amigas, como hermanas. Ninguna se fijó de qué clase y de qué color era la otra. Fue una jugada perfecta.
Después, hubo varios partidos más y, en uno de ellos, vimos venir una bola radiante hacia nosotras, si seremos privilegiadas que el taco de Escritores se afinó con su mejor tiza, golpeó en Chile a Iris, se arrimó y nos dió de lleno. Nuevamente, sin distinciones a alinearse toditas como amigas, como hermanas en la buchaca de La Coruña.
¿Les parece poca causalidad? Pues que hace un tiempo el taco golpeó a Lola otra vez en el lugar exacto, ella arrimó a los Escritores Insomnes una jovencita agradable, inteligente y sensible que pertenece a Predicado.com, su bola pone Renacer y por una casualidad (¿?) les cuento que no sé de dónde vino el golpe, pero mi bola llena de rulos (¡hablo de mi cabeza teñida!) ha sido golpeada por Renacer, la cuestión es que reboté y lentamente, me estoy moviendo hacia ella. Espero que el efecto de la causa que fue engendrada por pura casualidad no falle. Llego a visitarla en Palma de Mallorca el 24 de octubre. Seguro que a las 14 hs. nos golpearemos tímidamente pero con mucho amor y estaremos juntas en la buchaca hasta la próxima jugada de billar... O hasta la próxima causalidad...


....A esta altura tal vez no entiendan nada los ajenos a mi vida, pero estoy segura de que mis amigos lo entenderán y hasta les resultará divertidamente filosófico... RosaMaría

3 comentarios:

  1. Transcribo el comentario de Gabriela Oneto, mi profe de literatura:
    Acá, una de las bolas de billar, muy divertida de ver tantos personajes conocidos en el relato!
    Un abrazo desde Uruguay
    Gabriela

    ResponderEliminar
  2. Ay,me sigue encantando este textito, Rosa!

    ResponderEliminar
  3. Vengo por indicación de Rosa, mi muy querida amiga

    ResponderEliminar

Me alegra tu visita. Gracias.